Las historias afirmando que las televisión de plasma van a ser prohíbidas por la legislación de la Unión Europea no son correctas, afirma la Comisión europea en un comunicado hecho público a través de su `página web. La Comisión se hace eco, de esta forma, a las informaciones que apuntaban a una posible restricción de estas pantallas por las normas del los Veintisiete.

En su nota, la Comisión aclara la “puntualizaciones” que sin embargo, sí repercutirán en los televisores.

Las “dos medidas que serán introducidas”, señala, es un “límite mínimo de eficiencias energética” que la UE exigirá a las nuevas pantallas, y que afectará a todos los países de la Unión.

Etiquetado del consumo

“Además”, señala la Comisión, la segunda medida tiene que ver con el etiquetado de las pantalllas. En este sentido, la Comisión introduce “una etiqueta energética”, usando el sistema de referencia ya utilizado para otros aparatos (el conocido como sistema de clases A-G). Este método de medida ya se aplica a las lávadoras y frigoríficos.

“Los televisores son muy frecuentes en los hogares y requieren una cantidad considerable de energía”, añade la Comisión para explicar que “la razón” de estas medidas es la de reducir “y combatir los perjudiciales efectos del cambio climático”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de