El comité científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente ha pedido a la UE que suspenda el objetivo de elevar a un 10 por ciento para 2020 la cuota obligatoria de biocombustibles usados en el transporte.

El grupo de expertos que asesora a esa Agencia en asuntos científicos recomienda que se lleve a cabo "un nuevo y completo estudio sobre los riesgos ambientales y los beneficios de los biocombustibles", según un comunicado difundido esta semana.

El Comité, formado por una veintena de expertos independientes procedentes de 15 países europeos, considera que "el hiperambicioso objetivo del 10 por ciento (…) es un experimento cuyos efectos imprevistos son difíciles de predecir y de controlar".

Además, el grupo de expertos pide que, en caso de que no se pueda garantizar la sostenibilidad de ese tipo de carburantes, los Veintisiete fijen "una nueva meta a largo plazo más moderada".

Los científicos citan tres motivos de preocupación, entre ellos el hecho de que los planes de la UE harían necesario destinar amplias extensiones de terrenos cultivables a la producción de biocombustibles, lo que podría afectar a la calidad de la tierra, la biodiversidad y la disponibilidad de agua.

Además, alertan sobre la baja eficiencia energética de los biocarburantes de primera generación y explican que el uso de la biomasa "implica la combustión de recursos muy valiosos y limitados", que deberían ser preservados en lo posible.

Además, el Comité científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente advierte de que la meta fijada por los Veintisiete "exigirá grandes cantidades adicionales de importaciones de biocombustibles", lo que puede acelerar la destrucción de las selvas tropicales, algo que ya se puede observar en algunos países en desarrollo.

Los expertos indican asimismo que "la producción sostenible fuera de Europa es difícil de lograr y de supervisar".

A pesar de esas recomendaciones, el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, dijo este fin de semana durante la reunión informal que los ministros de la UE responsables en ese área celebraron en Brdo (Eslovenia), que la UE tiene previsto mantener el objetivo del 10 por ciento de los biocombustibles.

Dimas afirmó que conoce tanto el informe del Comité científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente como otro estudio reciente del Centro Europeo Conjunto de Investigación, según el cual el controvertido objetivo del 10 por ciento "no es realizable desde el punto de vista económico ni medioambiental".

"No obstante, es lo que vamos a intentar hacer, incluyendo por vez primera criterios de sostenibilidad", algo que está siendo objeto de debates tanto en el Parlamento Europeo como en el Consejo, explicó el comisario.

Las dudas sobre el uso de los biocombustibles han llevado a los gobiernos de Reino Unido y Alemania a plantearse incluso a renunciar a la meta fijada a nivel comunitario.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de