Esta es la principal conclusión de una jornada monográfica sobre soluciones de eficiencia energética encaminadas al autoabastecimiento, que han organizado la Cámara de Comercio de Madrid y Endesa, en el marco del Proyecto Change, cofinanciado por la Unión Europea.

En concreto, la microcogeneración es un sistema de alta eficiencia energética basado en la producción simultánea de electricidad y energía térmica a partir de la energía primaria contenida en un combustible. Consiste en una tecnología que permite la producción de electricidad y el aprovechamiento del calor residual para cubrir la demanda térmica de una edificación al menos en parte, lo que redunda en una mejora del rendimiento de las instalaciones energéticas en torno a un 30%.

Marta Aller, responsable de producto de Cogeneración de Endesa, explicó durante la jornada, que la solución que aplica esta compañía en base a esta tecnología utiliza la caldera convencional como apoyo, que entra en funcionamiento sólo para los eventuales picos de demanda de calor.

También indicó que su aplicación predomina en el sector servicios, fundamentalmente en hospitales, comercios y edificios de servicio público, y señaló que el futuro inmediato pasa por el impulso de las instalaciones de mediano y pequeño tamaño en el sector terciario y residencial con consumos elevados y constantes de calor, tales como hoteles, residencias, gimnasios, spa’s, balnearios o comunidades de vecinos con instalación de caldera central.

La responsable de producto Cogeneración señaló otro beneficio fundamental de la aplicación de tecnologías de microcogeneración: “Al generarse la electricidad junto a los puntos de consumo, se reducen notablemente las pérdidas por transporte y distribución”.

Energía Solar

Durante la jornada Gustavo Barbero, responsable de producto de Energía Solar Fotovoltaica de Endesa, abordó las novedades técnicas, legislativas e incentivos para las empresas que se decidan a aplicar esta tecnología de fuente de origen renovable sobre las cubiertas o tejados de sus instalaciones para el autoabastecimiento de energía eléctrica.

“La normativa actual potencia la instalación fotovoltaica sobre cubiertas industriales, residenciales o de edificios públicos, con un marco regulatorio estable, con perspectivas de sostenibilidad y alta rentabilidad de inversión”, señaló Barbero. El retorno de la inversión para una instalación de energía solar fotovoltaica de 100 kilovatios/hora en Madrid es de 11 años.

De hecho, cerca de 8.422 hectáreas de suelo industrial, según el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid, avalan un gran potencial en la instalación de energía solar fotovoltaica sobre cubierta.

Barbero señaló asimismo que “la instalación solar fotovoltaica sobre cubierta permite a las empresas madrileñas acceder a una fuente adicional de ingresos con la venta de la energía eléctrica producida mediante esta tecnología”.

El responsable de producto de Energía Solar Fotovoltaica explicó que la tarifa de venta de energía solar producida mediante paneles solares fotovoltaicos “es de tres veces superior al precio de compra del consumidor, lo que permite a los empresarios de nuestra región obtener unos índices de rentabilidad de la inversión realizada en la construcción de la planta solar cercanos a un TIR del 20%, y alcanzando un retorno de inversión próximo a 10 años.”



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de