La semana pasada enviamos misivas al presidente Enrique Peña Nieto, al secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y al titular de Semarnat, Juan José Guerra Abud, a quienes solicitamos incluir nuestras propuestas en la discusión de las próximas semanas en el marco del previsto periodo extraordinario de sesiones.
 
“Los legisladores tienen en sus manos el poder de llevar a México hacia un futuro sustentable y prevenir con más energías limpias y renovables, la generación de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que causan el cambio climático que nos afecta a todos”, aseguró Aleira Lara, vocera de Greenpeace.
 
“Si México quiere ser un verdadero líder regional tiene que virar ya hacia las energías provenientes de fuentes como el Sol y el viento”, añadió Lara.
 
Para lograr dicha meta Greenpeace propuso a los representantes del Estado seguir la siguiente ruta:

  1. Definir un plan detallado para garantizar que se alcance el 35% de energía renovable para el 2024;
  2. Establecer las medidas legislativas necesarias para aumentar y transparentar el presupuesto de inversión en energías renovables;
  3. Por los riesgos que representa a la salud pública y al ambiente la técnica de fractura hidráulica o fracking para la explotación de aceite/gas shale, solicitamos que esta actividad se prohíba en México;
  4. Establecer mecanismos legales que permitan vincular la reforma energética a los compromisos del gobierno relacionados a preservación ambiental y cambio climático;
  5. Promover desde la ley, la generación distribuida de energía renovable y establecer incentivos fiscales a esta actividad;
  6. Que la legislación secundaria reconozca a los gases de efecto invernadero (GEI) como externalidad de la producción de energía procedente de combustibles fósiles.

 La discusión de  las leyes secundarias en materia energética es una oportunidad para que los legisladores impulsen las energías renovables.

Carta enviada al ejecutivo



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de