Según Ecologistas en Acción  la madrugada del Miércoles, la central nuclear de Almaraz II (Cáceres) se vio obligada a bajar la  potencia al 80 %. Esta bajada se ha debido a un fallo en una pieza del generador llamada excitatriz. Esta pieza ya dio problemas en mayo de 2013 y se da la circunstancia de que los propietarios de la central se vieron obligados a cambiar la excitatriz en febrero de 2013, por su mal funcionamiento. Dado que tenían prisa por arrancar la central, colocaron otra vez la antigua. Por el momento la central funciona al 80 % y se está estudiando la revisión de la excitatriz.

Este fallo es consecuencia de la degradación de esta pieza, que a su vez es un síntoma de la progresiva degradación de la central. Si bien el generador y su excitatriz están fuera del ámbito puramente nuclear, hay que decir que en una central nuclear todos los elementos están relacionados y un fallo en un elemento no nuclear se pude propagar hasta el reactor y dar lugar a un accidente nuclear.

A este respecto hay que recordar que el accidente de Vandellós I (Tarragona), cuyo 25 aniversario se cumple este año, empezó por un fallo en la turbina, pieza que rota y hace girar al generador. En efecto, en la turbina de Vandellós I se produjo un incendio que se propagó hasta el reactor dejando la central finalmente en un estado tan ruinoso que hubo de ser clausurada. Sólo la fortuna y la actuación de los bomberos evitaron una fuga radiactiva de la central.

De la misma forma, un fallo en el generador podría dar lugar a un incendio que se propagara hasta el reactor en la unidad II y dar lugar a un accidente nuclear.

Ecologistas en Acción quiere señalar que la unidad II de Almaraz cumple justamente 30 años en 2014, y los sucesos se acumulan, por lo que lo más sensato sería proceder a fijar una fecha para el cierre de esta planta. Además, si el estado de la central es tan lamentable en la actualidad, cabe pensar cual sería si se permitiera a la central funcionar hasta los 50 o 60 años que sus propietarios desean y el Gobierno está barajando.

Según el CSN, el titular de la central nuclear Almaraz II  siguiendo el procedimiento reglamentario puso en su conocimiento, una variación de potencia no programada superior al 20%, debido a una bajada de carga iniciada por el titular al producirse una anomalía en la excitatriz del alternador. La excitatriz es un equipo necesario para el funcionamiento del alternador y que está situado junto a él en el lado opuesto a la turbina.

Este hecho se produjo con la unidad II al 82% de potencia nuclear, durante la subida de carga. El titular de la central decidió reducir la potencia de la unidad y el desacoplamiento de la red eléctrica para solucionar la citada anomalía.

Los sistemas de la central han funcionado según lo previsto en su diseño, la planta se encuentra desacoplada de la red eléctrica y en condiciones estables. En estos momentos, el titular está analizando las causas y posibles soluciones de la anomalía citada.

El suceso no ha tenido repercusión para las personas ni el medio ambiente, y ha sido clasificado como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de