En declaraciones a los medios, con motivo de su asistencia al seminario internacional sobre comunicación de crisis en el sector nuclear que se celebra en Madrid, el Director de la Agencia de la Energía Nuclear de la OCDE, Luís Echávarri, ha explicado que "en este momento hay un exceso de capacidad instalada en España", lo que "no lleva a considerar nuevas inversiones".

Así, ha señalado que la capacidad nuclear instalada es el triple de la eólica porque su rendimiento es mucho más elevado y ha agregado que "en este momento no hay necesidad" de instalar más capacidad, ya que España no tiene un problema de producción y "no lo va a tener en los próximos años".

En cualquier caso, ha celebrado que el nuevo gobierno haya dicho "algo fundamental", como que el criterio sobre el parque atómico es técnico y, por tanto, compete al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Esto es "muy positivo" porque, en su opinión, la seguridad nuclear "no puede ser política" y viene reforzado por el anuncio, el pasado martes, del Comisario Europeo de Energía, Günter Oettinger, de que las centrales nucleares se someterán a nuevas inspecciones.

Además, ha destacado que con este mensaje el Ejecutivo da por sentado que, en la medida en que las centrales sigan siendo seguras, "no hay razón para pararlas y menos aún en la situación económica actual".

Por otro lado, considera "inconcebible" que Europa y España puedan seguir sin nucleares en los próximos 20 o 30 años, ya que es fuente de aproximadamente el 30% de la energía del continente.

Garoña podría funcionar hasta 2019

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha iniciado el procedimiento de revocación parcial de la orden de cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), según el proyecto de orden ministerial de este departamento firmado por el ministro José Manuel Soria el pasado 27 de abril.

En el documento al que ha tenido acceso a Europa Press, Industria acuerda incoar "por razones de oportunidad" el procedimiento de revocación parcial de la Orden de cierre de la planta burgalesa emitida el 3 de julio de 2009 que establecía que la central debería cesar sus operaciones el 6 de julio de 2013.

Además, acuerda notificar la orden a los interesados para que presenten alegaciones en el plazo de diez días. Industria fija también que el plazo máximo de resolución será de tres meses desde el 27 de abril y que el titular de Garoña, Nuclenor, dispondrá de plazo máximo hasta el 6 de septiembre de 2012 para presentar una solicitud de renovación de licencia de operación por un nuevo periodo "no superior a seis años".

Es decir, Industria amplia la actividad de Garoña hasta 2019, tal y como dictaminó el informe preceptivo del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que, por unanimidad, se mostró favorable a que la planta operara diez años más. Entonces, el Gobierno decidió dar a Garoña cuatro años más y establecer su cierre en 2013.

El documento firmado por Soria argumenta que "en las circunstancias económicas actuales y teniendo en cuenta que España es uno de los Estados miembro de la Unión Europea con una mayor dependencia energética del exterior, no se debe infrautilizar ninguna de las fuentes energéticas disponibles".

Por ello, estima que mientras las centrales que actualmente están en funcionamiento en España cumplan con todos los requisitos en materia de seguridad impuestos por el CSN, "deben seguir contribuyendo a la seguridad de suministro energético español, a la optimización de los costes energéticos y a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero".

Por estas "razones de oportunidad", Industria considera "desfavorable" que el anterior gobierno ampliara la licencia de Garoña "solo" hasta 2013, lo que define como un "acto administrativo, toda vez que carece de naturaleza normativa" y añade que "debe ser revisado".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de