Energía eólica

La energía eólica marina se encuentra en pleno desarrollo tecnológico, con unos precios de generación que vislumbran ya la competitividad. De hecho, es considerada una de las energías renovables con una mayor perspectiva de crecimiento mundial.

Sin embargo, y a pesar de que la industria española se encuentra bien posicionada en el desarrollo y la innovación de aerogeneradores offshore (marinos) en el mundo, todavía no hay ni un solo kilovatio -con aprovechamiento comercial- en funcionamiento en los casi 6.000 kilómetros de costa que hay en España.

¿A qué se debe?

“El motivo fundamental es la elevada profundidad del fondo marino a unos cuatro o cinco kilómetros de la costa, que es donde se suelen construir este tipo de instalaciones”, explica Ignacio Cruz, director de Eólica del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat).

Esta limitación afecta a los aerogeneradores offshore de cimentación fija, porque se tienen que fijar en el fondo marino. Los molinos o turbinas flotantes, en cambio, no tienen este inconveniente, pero “son más complejos y todavía tienen un largo camino por delante en cuanto a desarrollo tecnológico”, advierte Ignacio Cruz.

Hay ciertas zonas en la costa española que sí tienen una profundidad adecuada para la instalación de molinos marinos de cimentación fija.

Es el caso de “las Canarias, algunas zonas de Galicia, el Estrecho de Gibraltar y también Catalunya”, señala Tomás Romagosa, director técnico de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

Sin embargo –y aquí viene un segundo motivo de peso- “todavía quedan muy buenas localizaciones en tierra firme para construir aerogeneradores”, afirma Romagosa. Por su parte, el experto del Ciemat calcula que “hay espacio para construir el doble de eólica en tierra y a unos costes mucho menores”.

Coste

El coste de generación de la eólica marina de cimentación fija se sitúa entre 140 y 160 euros por megavatio hora -indica Cruz-, mientras que el megavatio en el mercado eléctrico se paga a 60 euros.

El director de Eólica del Ciemat explica que las previsiones estiman que el precio podría descender hasta los 100 euros en el año 2020 y caer por debajo de los 70 euros en el 2030. “La eólica offshore es cada vez es más competitiva, en el Mar del Norte incluso ha llegado a ganar subastas sin incentivos económicos, pero todavía le falta”, reconoce Cruz.

Siendo tan competitiva la marina terrestre, ¿por qué tanto interés por la eólica marina? “En el mar las condiciones de viento son idóneas, con velocidades elevadas y vientos estables debido a la inexistencia de barreras”, explica Romagosa. “En algunos casos el recurso eólico puede ser del doble en comparación con tierra”, añade cruz.

Por otro lado, el experto del Ciemat destaca que “en el mar se pueden crear infraestructuras más grandes, con lo que se aprovecha la economía de escala, y no hay problemas logísticos de transporte”. 

En Europa, líder mundial en eólica offshore, hay más de 4.000 aerogeneradores marinos, que operan en 11 países, lo que hace un total de 15,8 GW de capacidad instalada y conectada a la red. La mayoría se encuentran en el Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Holanda y Bélgica.

Fuente: La Vanguardia,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de