El Verds del País Valencià consideraron ayer que "todas las centrales nucleares del estado español deben estar clausuradas en el plazo de entre cinco y ocho años" y reclamaron que "de forma inmediata se deben tomar especiales medidas de clausura provisional o definitiva en las de Ascó y Almaraz", según informaron ayer en un comunicado fuentes de la formación.

Así, pidieron al Gobierno central el calendario de cierres de las centrales nucleares españolas y les emplazaron "a desarrollar los compromisos de cierre suscritos y a frenar los intereses antisociales que quieren prolongar esa situación", tras los últimos incidentes registrado en las centrales de Ascó (Tarragona) Cofrentes (Valencia) Almaraz (Cáceres) y Salamanca.

De este modo, recordaron que la formación pactó un calendario de cierre de las centrales nucleares españolas, en la legislatura pasada, que no fue concretado, finalmente, por el Gobierno, ya que sólo fue anunciado el cierre de la central de Garoña.

Por eso, desde Els Verds del País Valencià instaron al Ejecutivo a "extremar los controles y la información ambiental pública, ante todos los incidentes posibles, y las medidas de sanción y clausura de las instalaciones afectadas".

Asimismo, pidieron que las centrales nucleares "se cierren como mínimo en su fecha de caducidad y se sustituya su producción por energías renovables, apoyado por medidas fiscales que primen los consumos responsables y limpios, y que graven los consumos irresponsables".

Así, recordaron que en la Fábrica de Combustible de Juzgado (Salamanca) un fallo humano generó emisión de aerosoles, al desmontar la tapa superior del ciclón de aspiración con el motor en marcha, y que estos accidentes también han afectado a Ascó, Cofrents y Almaraz. En este sentido, Los Verdes de Extremadura ya criticaron este accidente y pidieron el cierre anticipado de esta central, cuya vida útil ha sido rebasada y cuyo permiso de explotación expira en 2010.

Roderic manifestó que "en todos estos casos se han dado intentos de ocultación y minimización por parte de los gestores de las centrales", y que la información ha sido "mala, tardía e incompleta".

Para el dirigente de Els Verds el Consejo Seguridad Nacional (CSN), "ha demostrado, una vez más, su falta de capacidad en el control efectivo de las situaciones y de la energía nuclear que no es segura, a lo que se añade el problema de los residuos, que se convierten en una amenaza .

Por su parte, el co-portavoz de la formación, Joan Francesc Peris, señaló que "sólo las compañías privadas tienen interés en que la industria nuclear tenga futuro, ya que pretenden que los enormes gastos que conlleva sean sufragados por lo público, a pesar de poner en peligro la seguridad de la población".

Por ello, pidió que se oriente el futuro energético "hacia las energías limpias y renovables, más autosuficientes y generadoras de tecnologías, y el trabajo sostenible y saludable".

Para hacer posible ese proceso, manifestó que los representantes del ecologismo político pretenden "trabajar conjuntamente con todo el movimiento ecologista y social, seguir reivindicando los compromisos acordados con el PSOE en la legislatura anterior, exigir una actitud responsable y decidida del Gobierno en esa dirección, y trabajar para hacer posible una Iniciativa Legislativa Popular que ponga sobre la mesa ese cambio".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de