El diputado popular en las Cortes valencianas y miembro de la Comisión de Seguridad Nuclear del Partido Popular, Fernando Giner, exigió ayer el cierre de la Central Nuclear de Cofrentes (Valencia) de manera "imperiosa e improrrogable", tras el hallazgo el pasado viernes de material contaminado dentro del emplazamiento de la Central, pero fuera de la zona radiológica.

Giner explicó ayer en un comunicado que este episodio "pone de nuevo a la opinión pública española y, en particular a la valenciana, ante una realidad preocupante, como es la seguridad de unas instalaciones que, con el tiempo, han quedado obsoletas, mostrándonos el peligro" e "hipotecando la vida de las futuras generaciones y, con ellas, las de nuestra Comunitat como realidad de convivencia y sociedad que quiere proyectarse hacia el porvenir con todas las garantías de una vida digna y segura".

El parlamentario aseguró que, "desde el valencianismo, se ha levantado la voz para clamar en defensa de nuestra personalidad nítida y diferenciada en el conjunto de España, si bien es cierto que en demasiadas ocasiones ha supuesto clamar en el desierto", manifestó, al tiempo que añadió que "peligraba y peligra nuestra personalidad como pueblo en esa batalla contra las injerencias externas y extrañas que nos flagelan permanentemente".

Para Giner, con la Nuclear de Cofrentes "estamos frente a una realidad que puede acabar condicionando durante siglos nuestro destino como pueblo" porque "el peligro, la amenaza en esta cuestión, es muy real y es física".

"Ha llegado el momento de plantear abiertamente y exigir desde las instituciones valencianas la improrrogable e imperiosa necesidad de proceder al cierre de estas instalaciones nucleares que hipotecan nuestro futuro, después de un dilatadísimo periodo en el que las hemos sufrido asumiendo todos los riesgos que ello comportaba", afirmó el dirigente popular.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de