Así, el senador del PSOE, Jesús Alique, ha defendido la apuesta de su grupo "clara" por las renovables que ayudan a reducir la dependencia energética del exterior que, en la actualidad -si se suman las importaciones de uranio- "se acerca" al 90 por ciento. En este sentido, ha defendido que la energía nuclear "no es barata, ni segura, ni limpia y, a pesar de las décadas de experiencia, todavía tiene problemas" y que, la inversión privada, sin respaldo público es "obviamente poco atractiva".

Además, ha defendido la moción de su grupo en la que se insiste en que España "está en condiciones" de cerrar todas las centrales nucleares al final de la vida útil, empezando por Santa María de Garoña (Burgos) en 2013 y acabando con Trillo (Guadalajara). En sustitución de esta, ha propuesto que la energía se cubra con ciclos combinados o con renovables y que el cierre del parque atómico sea financiado por las empresas que gestionan energías maduras, como la hidráulica o la nuclear.

"Apostamos por un sistema eléctrico en el que cada vez tenga menos peso la nuclear, la dependencia de los hidrocarburos", ha aclarado.

La moción socialista incorporaba tres enmiendas, de la Entesa, de CiU y del grupo mixto. Así, el senador de Entesa del Progrés de Cataluña Joan Saura ha propuesto que en 2020 el 50 por ciento de renovables cubra las necesidades energéticas de España, porque sí se puede cerrar las centrales nucleares, ya que España exporta energía eléctrica desde hace seis años. "Esta propuesta no es ni marginal, ni está fuera de tiempo", ha afirmado, al tiempo que ha defendido que la nuclear no es "ni segura, ni barata". "Podemos y queremos eliminar la energía nuclear (…) porque España tiene "el doble de la potencia instalada que utiliza" y exporta energía a países como Francia, Marruecos o Andorra.

Asimismo, ha mostrado su convencimiento de que la "contrarreforma energética del PP va a fracasar" porque el futuro no son las nucleares.

Mientras, el senador de Amaiur (del Grupo Mixto) Alberto Unamunzaga ha dicho que hay que ser "parte activa" del cierre de las nucleares y que "no vale" utilizar los problemas económicos para invertir en un nuevo sistema de energía que supondrá cambios estructurales en la sociedad, por lo que ha apoyado la moción del PSOE.

Por su parte, el senador de Foro Asturias Isidro (Grupo Mixto) Martínez Oblanca ha apoyado el cierre de las centrales pero "acompañado" de alternativas que no desprecien sino que defiendan el uso del "único" combustible fósil autóctono, como es el carbón que, a corto plazo, será "una energía limpia" y ha criticado que el PSOE quiere llevar hacia el gas, despreciando al carbón nacional.

Mientras, la senadora del grupo Vasco Miren Lanaizbarrutia, ha reclamado una nueva política energética global "sin poner parches" y ha rechazado la tecnología nuclear porque "crea dependencia tecnológica" de Francia y Estados Unidos, por lo que este grupo ha apoyado la moción. A su juicio, "lo razonable" es el cierre "inmediato" de Garoña porque "es prescindible", y ha abogado por una sociedad de futuro sin nuclear, por insegura.

Por su parte, el senador de CiU Ramón Arturo, cuyo grupo ha votado en contra, ha insistido en que cualquier conflicto con la energía influye "negativamente" y ha reclamado como "uno de los grandes retos" de esta legislatura "resolver de una vez por todas el mix energético" porque es una "cuestión estratégica" del país. A ese respecto, ha instado a adoptar una estrategia energética realista.

Pacto de Estado

En el turno en contra, el senador del PP José Ignacio Palacios, ha calificado la moción del PSOE de "innecesaria" y sus argumentos carentes de fundamento y ha acusado a este grupo de ser "una veleta" a este respecto porque ha dado un giro de 180 grados del Gobierno a la oposición. Al mismo tiempo, ha defendido que mientras el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) considere que una planta es segura y que la empresa titular piense que la inversión es rentable "pueden ampliar la vida útil o de diseño".

Por ello, ha abogado por alcanzar un mix energético equilibrado en el que se tengan en cuenta "todas las fuentes de energía" y que sea un suministro "seguro, respetuoso con los objetivos medioambientales y competitivo".

En todo caso, ha afirmado que "ni por parte del Gobierno ni de las empresas eléctricas", se plantea en este momento la construcción de nuevas centrales y ha "invitado" emplazado a todos los grupos de la Cámara y, en especial al PSOE, a que "entre todos" se pueda alcanzar un pacto de Estado en materia energética porque es "un tema prioritario que es preocupación de los ciudadanos".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de