Así, la federación ha señalado que los peajes de acceso a la energía eléctrica y determinadas tarifas y primas en las instalaciones desde el pasado 1 de agosto supera en muchos casos el 100% del coste energético, y supone un punto de inflexión en la viabilidad del sector del reciclado.

La coyuntura económica ha golpeado el sector, según la FER que apunta que se ha reducido su actividad en torno a un 50%. En este contexto, advierte de consecuencias tales como la pérdida de competitividad; deslocalización de las plantas de tratamiento; destrucción de puestos de trabajo, incumplimiento de los objetivos de reciclado y mayor dependencia de materias primas extranjeras.

Concretamente, la FER recuerda que el 80% del acero que se produce en España se hace a partir de chatarra de acero reciclada; en el caso del plomo asciende al 100% y en el aluminio o el cobre, en torno al 50%.

Por ello, añade que si desaparece la industria recicladora española todas esas materias primas habrán de ser importadas con lo que nuestra industria será totalmente dependiente de mercados exteriores.

En este contexto la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje propone moderar el precio de la energía eléctrica y abaratar las tarifas de acceso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de