La instalación cuenta con 16.500 metros cuadrados de superficie total y combina la funcionalidad de una instalación agropecuaria para el cultivo en interior con la instalación fotovoltaica sobre su cubierta, con un total de 4.464 módulos y una potencia de 1 megawatio (MW).

De esta forma, la planta de El Coronil tiene la capacidad de generar energía limpia para satisfacer la demanda anual de electricidad de 450 viviendas, lo que supone un ahorro de emisión de CO2 a la atmósfera de más de 700 toneladas al año.

Además, la producción de los cultivos propuestos en el invernadero agroenergético requerirá entre 20 y 30 puestos de trabajo directos, además de los indirectos creados en sectores del entorno, como la industria del plástico, la maquinaria agrícola o los servicios de mantenimiento.

APIA XXI es el grupo empresarial que está promoviendo en Andalucía otras instalaciones de este tipo, que aúnan la producción agrícola sostenible y el fomento de las energías renovables. Así, está construyendo dos en Castilblanco de los Arroyos y ha proyectado otro en El Coronil, dos en Villamanrique de la Condesa y otro en Aznalcázar, todos en Sevilla.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de