Greenpeace rechaza que el Gobierno y los sindicatos CCOO y  UGT dejen al margen al resto de agentes interesados, entre ellos las ONG, en un asunto de este calibre y rechaza esta negociación a puerta cerrada sobre el modelo energético, demandando formar parte de las negociaciones sobre el modelo energético.

Según Greenpeace, la postura de CCOO y UGT al apoyar este acuerdo energético en detrimento de las energías renovables es del todo incomprensible, ya que estos mismos sindicatos han publicado diversos estudios donde se reconoce el escaso potencial laboral de la energía nuclear en comparación con el enorme potencial que al respecto tienen las renovables.

“Nos sorprende especialmente que CCOO, que en sus congresos ha acordado apostar por el abandono de la energía  nuclear, ahora plantee todo lo contrario, aceptando alargar la vida de unas centrales nucleares viejas, peligrosas y totalmente amortizadas”, ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.

“Pedimos a CCOO y UGT que reflexionen seriamente sobre las negativas consecuencias para el empleo verde y el medio ambiente que tendría apostar por energías sucias y peligrosas y marginalizar a las energías renovables”, añadió Bravo.

El empleo asociado al impulso de las energías renovables

En concreto, el 11 de noviembre de 2010, CCOO presentó, junto al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Industria, un “Estudio sobre el empleo asociado al impulso de las energías renovables en España” que cifraba en más de 128.000 empleos directos el potencial laboral de las renovables para el 2020, teniendo en cuenta sólo las previsiones oficiales de crecimiento de éstas.

Según otros estudios, como el Estudio del impacto macroeconómico de las energías renovables en España, de la asociación empresarial APPA, las renovables hicieron que producir electricidad fuese más barato, redujeron el coste total en 4.830 millones de euros en 2009 (más de lo que recibieron como primas), contribuyeron al PIB nacional con 8.525 millones, lograron exportaciones por valor de 3.042 millones y dieron empleo a cerca de 100.000 personas.

Desde el punto de vista socio-laboral, la nuclear es la fuente de energía que menos empleo genera por unidad de energía producida. En cambio, las renovables generan mucho más. Numerosos estudios e informes de organismos internacionales, ONG y sindicatos, entre ellos los realizados en España por Comisiones Obreras, así lo demuestran.

La realidad es, según  Greenpeace, y basándose en los datos de un estudio de Comisiones Obreras de 20061, que el sector nuclear contaba en 2005 con 4.124 empleados de los cuales el 52,8% pertenecían a la plantilla fija de las centrales nucleares. Estas cifras de empleo en las centrales nucleares aumentaban a 10.930 durante el periodo de recarga de las centrales, de los cuales el 20% pertenecía a la plantilla de la central. Para la organización ecologista, incluso el Foro Nuclear, en contextos menos mediáticos, reconoce que el número de trabajadores del parque nuclear (empleados por contrata y de plantilla) ascendió a 8.152 en 2007 (Foro Nuclear, 2008).

“Las energías renovables y el ahorro y eficiencia energética son los únicos recursos energéticos limpios capaces de reducir de forma eficaz las emisiones de CO2 y al tiempo generar cientos de miles de puestos de trabajo, dotando de sostenibilidad energética a nuestra economía. Esperemos que los sindicatos y el Gobierno no olviden estos hechos, sobradamente demostrados”, añadió Bravo.

CSN valora la continuidad de la central nuclear Cofrentes

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear ha recibido el informe técnico correspondiente a la renovación de autorización de explotación de la central nuclear Cofrentes (Valencia) que ha sido preparado por la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear del organismo regulador.

Durante varias sesiones el Pleno revisará el cumplimento, por parte del titular, de las condiciones de la autorización vigente y las instrucciones técnicas asociadas, la Revisión Periódica de Seguridad (RPS) y la Normativa de Aplicación Condicionada (NAC).  Una vez finalice su estudio, el Pleno emitirá su informe preceptivo que será transmitido al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MITyC) dentro de los plazos establecidos.

La Revisión Periódica de Seguridad  supone la realización de una revisión de los aspectos más relevantes para la seguridad de la central, entre los que se encuentran la revisión de la operación desde la última autorización, la situación radiológica de la planta, las modificaciones de la instalación así como los cambios normativos.

Por su parte, la Normativa de Aplicación Condicionada requiere el análisis de aquellas normas posteriores al licenciamiento de la planta, que el Consejo considera que pueden tener un valor añadido para la seguridad de la instalación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de