Tanto las universidades más prestigiosas en esta materia a nivel internacional, como los fabricantes relacionados con baterías y automoción, han estado de acuerdo en la necesidad de introducir el concepto del vehículo eléctrico, no sólo como alternativa de movilidad sostenible, sino como sistema de almacenamiento energético integrable en la red eléctrica, que tendrá que ir acompañado de un correcto desarrollo de la infraestructura necesaria y un marco de regulación y normativa adecuado.
 
Durante el workshop se han evaluado las nuevas tendencias en materiales para las baterías de vehículo eléctrico, destacando las poliméricas frente a las líquidas convencionales, ya que son más seguras y flexibles en su diseño. Se han planteado tecnologías alternativas de almacenamiento tales como redox o metal-aire.

También, se ha visto la necesidad de tener un buen gestor del control de la batería para proporcionarle una larga vida y la necesidad de reciclar las mismas hasta el nivel del material. Como alternativa, se ha mostrado el segundo uso de las baterías utilizadas en el VE para aplicaciones estacionarias.

Como conclusión se ha destacado que en la actualidad en Europa tenemos un elevado nivel científico y tecnológico en este campo, abriéndose un amplio abanico de oportunidades a nuevas empresas que apuesten por innovar en nuevos componentes que mejoren esta tecnología.

La actividad, organizada por el instituto valenciano en el marco del proyecto Somabat, que está financiado por el 7º Programa Marco de la Comisión Europea con acuerdo de subvención n° 266090,  ha compartido los resultados de dicho proyecto y ha debatido sobre futuras tendencias y necesidades de las baterías y otros componentes del vehículo eléctrico.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de