EDE Ingenieros ha puesto en marcha un nuevo servicio para guiar a las empresas, de cualquier sector o tamaño, en la implantación de un Sistema de Gestión Energética propio, con el objetivo de conseguir la certificación que AENOR proporciona en esta materia.

La aplicación de esta herramienta de gestión, también conocida como SGE, permite desarrollar e implantar una política energética en una organización, así como gestionar los elementos de su actividad, productos o servicios que interactúan con el uso de la energía. Con todo ello se consigue controlar el consumo energético y ser más eficiente, obteniendo un mayor rendimiento energético sin disminuir el nivel de prestaciones de la empresa.

Certificación por parte de AENOR

Como firma especializada en materia energética y medioambiental, EDE Ingenieros ha desarrollado un servicio específico que ayuda a las empresas en el camino de la implantación de este sistema de gestión, para posteriormente conseguir la certificación de su SGE por parte de AENOR.

Entre las primeras medidas se encuentra la realización una auditoría energética inicial que permita a los técnicos de EDE Ingenieros conocer la situación real de la empresa en el área energética. Con los datos recogidos se elabora un informe de diagnóstico que, una vez analizado en profundidad, permitirá la preparación de procedimientos, planes de acción y anteproyectos de ejecución adecuados. En la fase posterior se realiza una revisión del sistema planteado para su mejora y perfeccionamiento.

El servicio ofrecido por EDE Ingenieros también contempla medidas para la optimización de los contratos de suministros, mediante la supervisión de la contratación y de los proveedores; la gestión de las subvenciones correspondientes; el control de los ahorros obtenidos con la puesta en marcha del sistema; la monitorización en remoto de la instalación; además de la creación y desarrollo de todas las medidas necesarias para mejorar la eficacia energética de la empresa en cuestión.

Beneficios económicos y ambientales

Entre los principales beneficios que aporta la adopción de un SGE se encuentran los de índole socio-económico, con un importante ahorro en la factura energética y una reducción de los riesgos derivados de las oscilaciones de precio de los recursos energéticos. Pero también hay otras ventajas, como las de carácter ambiental, ya que la aplicación de este sistema de gestión permite una optimización del uso de la energía, una disminución en las emisiones de CO2 y el impulso de la utilización de energías alternativas y renovables.

Más información aquí.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de