Organizaciones ecologistas denunciaron ayer que el envejecimiento del parque nuclear español y la pérdida de "cultura de la seguridad", tras los incidentes registrados a lo largo del verano en distintas centrales nucleares, son las principales causas del aumento de incidentes en centrales nucleares en el último año. Además, exigió al Gobierno que fije un calendario de cierre como "paso necesario" antes de buscar soluciones a la gestión de residuos radiactivos.

Así, en declaraciones a Europa Press, el coordinador de Energía de Ecologistas en Acción de Cataluña, Eloy Nolla, afirmó que existe una "falta de conocimiento operativo del personal" para determinadas acciones debido a una reducción del personal fijo y al aumento de subcontratados y trabajadores temporales, lo que se plasma en que "varios fallos se han debido a errores de personal".

Sobre los incidentes de las últimas semanas en centrales nucleares como Cofrentes (Valencia), Ascó y Vandellós (Tarragona), Nolla dice que "llueve sobre mojado" y que el envejecimiento de las centrales es "alarmante". En ese sentido, insistió en que Ecologistas en Acción reclama que no se renueven las licencias de explotación, que concluyen entre 2010 y 2014, y se potencie la energía renovable.

Además, pidió al Ejecutivo que cumpla su programa electoral e inicie un calendario de cierre antes de conversar sobre el Almacén Temporal Centralizado (ATC) que la empresa estatal encargada del tratamiento de los desechos radiactivos, ENRESA, prevé construir. Nolla admitió que una opción sería construir almacenes temporales individualizados pues parece "más justo que cada central guarde sus propios residuos".

En el mismo sentido, el responsable de campaña de Energía Nuclear Greenpeace, Carlos Bravo, precisó a Europa Press que en 2006 se registró un récord de sucesos notificables que aumenta cada año. "Llevamos años denunciando la grave situación, no solo en España, sino también en otros países", dijo Bravo, que achacó el incremento de incidentes a que la "vida útil y técnica" de las centrales llega a su fin. Así, advirtió de que a medida que aumentan los sucesos crece el riesgo de un "accidente grave" y aseguró que hay una "falta de voluntad política", por lo que demandó al Gobierno un "calendario de cierre".

Atc, "absurdo y peligroso"

Por otra parte, el representante de Greenpeace también se mostró contrario a la construcción de un ATC, que calificó de proyecto "absurdo y peligroso", porque aumenta el riesgo de accidentes y de atentados en el traslado del material. En su opinión, la idea del ATC "ha fracasado" ya que tenía que haber estado en funcionamiento en 2007 y ahora algunas centrales tienen ya sus almacenes individuales. Por último, señaló que no se puede solucionar el problema de los residuos sin un gran consenso social y político en la materia para adoptar la "solución menos mala".

Por su parte, el experto en energías de WWF/Adena Heikki W. Mesa calificó como "muy graves" tanto los incidentes de funcionamiento como las fugas de material radiactivo e indicó que "denotan la peligrosidad" de centrales "obsoletas". En su opinión, los numerosos incidentes "ponen en entredicho" la fiabilidad de la energía nuclear. Al respecto, precisó que en un 64,6 por ciento de los días de 2007 al menos una central estuvo parada por alguna cuestión. Por ello, propuso sustituir las centrales por energías renovables.

En cuanto a la gestión de los residuos, el representante de WWF/Adena consideró "hipócrita" la construcción de un almacén para guardar los desechos nucleares durante 100 años ya que se trata de un "problema" que durará más de 20.000 años. "Eso –dijo– es evitar la responsabilidad y dejar el problema a las generaciones futuras. Estamos dejando un legado penoso a nuestra civilización".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de