La energía es un tema que nos trae de cabeza. En primer lugar, la población urbana pasó de 2.300 millones de personas en 1994 a 3.900 en 2014. Actualmente, se estima que esta cifra ronde los 7.400 millones, en todo el planeta, con unas expectativas de crecimiento de 6.300 millones más en 2050.

En Europa, actualmente el 70% de los ciudadanos viven en áreas urbanas y, en ellas, se produce el 85% del Producto Interior Bruto (PIB) de la UE, recuerda el Ciemat en un comunicado.

Ante este contexto, el Club Español de la Energía (ENERCLUB) ha resumido en una guía sobre “Energía y Ciudades” todos los hitos en los que un ciudadano medio utiliza energía en las urbes.

Además, al explicarlo, ENERCLUB aclara que el consumo energético urbano representa el 67% de la demanda mundial de energía primaria.

Como consecuencia, este valor llegará al 70% con el inconveniente de un aumento del 63% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y el consecuente aumento de gases NOx y SOx procedentes del transporte representando, en total, el 25% de las emisiones contaminantes del país.

El transporte es el mayor consumo energético urbano

¿Sabían que un autobús puede llegar a transportar los pasajeros de unos 50 turismos? ¿O qué un solo convoy de metro elimina la contaminación creada por 400?.

Por las ciudades españolas circulan 12.000 autobuses urbanos, aún en su mayoría diésel, y 15 disponen de redes ferroviarias (metro, tren o tranvía) cuyo consumo total equivale al de una central nuclear, unos 1.500 megavatios/hora, prosigue el comunicado.

Es por ello que el sector del transporte representa el 40% de la energía primaria del país y ámbitos como la edificación también toman protagonismo en esta guía, donde se promueve un uso racional de la energía repasando toda la normativa sobre eficiencia energética y los objetivos que busca la Comisión Europea (CE) con los planes de eficiencia energética de cara a 2020 y 2030.

Además, para confeccionar el apartado de edificación, ENERCLUB ha contado con la colaboración de investigadores del CIEMAT entre la que se encuentra la jefa de la unidad de Investigación en Eficiencia Energética en la Edificación del CIEMAT, María del Rosario Heras Celemín.

En los usos energéticos de las edificaciones, hay que resaltar que la calefacción representa el 43% y el 18% el Agua Caliente Sanitaria (ACS).

“Acometer rehabilitaciones energéticas es la mejor salida para mejorar un parque edificatorio envejecido. Eso, unido a una mejora de las envolventes, o el uso de aislamientos parecen ser las vías de optimización que debe seguir el sector ante la próxima edición, en 2018, de la modificación del Código Técnico de la Edificación (CTE)“, señala el Ciemat.

Fuente: Energynews,