Éste es un acuerdo de suministro de la tecnología de tipo llave en mano, en el que Ros Roca envirotec provee e instala la tecnología de digestión anaerobia y limpieza de biogás y deja la planta lista para que se pueda realizar su explotación.

La planta ha sido diseñada para tratar 130.000 toneladas de residuos agroindustriales al año, tanto residuos que provienen de la ganadería como de cultivo energético. Se prevé que la producción de biogás alcance los 20 millones de metros cúbicos al año, lo que supone una generación de 2.500 metros cúbicos por hora.

La empresa inversora ha elegido a Ros Roca para el suministro de la tecnología basándose en su reconocida experiencia en Europa y teniendo en cuenta que la compañía ya ha desarrollado otros proyectos en Alemania, como las plantas de digestión anaerobia a partir de residuos orgánicos en Deisslingen, Volkenschwand o Gescher. Con el contrato para el suministro de la planta de Dorsten, Ros Roca continúa con su plan de internacionalización y se consolida a nivel exterior.

La tecnología de Ros Roca envirotec se utilizará para procesar el biogás en dos unidades de biogás upgrading y convertirlo en un gas compatible con la red de distribución. Posteriormente, será convertido en electricidad en las centrales térmicas en las que opera la empresa inversora del proyecto. El procedimiento del biogás upgrading permite “limpiar” el gas, del dióxido de carbono y otros gases no combustibles para obtener un producto mucho más eficiente y de un rendimiento comparable al gas natural con un PCI alrededor de 9,8. En la planta también se genera compost, que proviene de los residuos tratados para producir el biogás. Este compost se destinará a la agricultura, de modo que los agricultores que proporcionen los residuos a la planta se llevarán el compost para fertilizar sus campos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de