Estas fiestas patrias que se acercan no sólo traerán relajo y diversión, porque junto con ellas los inevitables y odiados tacos vehiculares también aparecen, arruinando muchas veces el panorama ideal de los chilenos.

A las largas esperas que deberán someterse los automovilistas, hay que sumarle el gasto de combustible extra que genera estar metido en un taco, es por eso que Walter Adrian, docente de la carrera Técnico Universitario en Mecánica Automotriz de la Sede Viña del Mar de la Universidad Santa María entrega prácticos consejos para evitar gastar innecesariamente bencina a la hora de hacer un viaje largo.

Lo primero que recomienda el profesional es conducir con la mayor madurez emocional posible, pues eso ayudará mucho a reducir el gasto de combustible, ya que “en las aceleradas bruscas el acelerador está bombeando gasolina, lo cual va a producir un gasto de combustible que no se justifica”, explica Walter Adrian, quien además agrega que “hay que ser una persona calmada, tomar las horas de sueño que corresponda, planificar el viaje porque se pueden topar con tacos y no salir a las horas punta”.

El tipo de vehículo que se utilizará en un viaje largo también es un punto a considerar, pues no todos los automóviles sirven para recorrer largas distancia sin generar un mayor gasto en combustible. “El tipo de vehículo con el cual se va a viajar tiene que ser un automóvil que esté acorde para viajes. Muchas personas compran vehículos para transporte ciudadano y después lo utilizan para recorrer grandes distancias. Un city car no sirve para recorrer grandes distancias porque vamos a tener que ponerle una parrilla, vamos a tener que sobrecargarlo y el motor se va a deteriorar más, por lo que se generará un mayor consumo de gasolina, mayor desgaste de neumáticos, entonces si se quiere hacer un viaje largo se recomienda utilizar un automóvil grande que no necesariamente sea más gastador”, dice el experto en mecánica.

Mantenciones

El tema de las mantenciones no debe dejarse de lado, pues un auto en buenas condiciones ahorrará más bencina que uno que no se cuide como es debido.

Al respecto Walter Adrian es enfático en manifestar que “hay que fijarse que los neumáticos estén con la presión adecuada para recorrer en carreteras y eso viene generalmente especificado en el montante B, que es el pilar que está al medio de las dos puertas al lado del conductor, ahí viene dada la presión. Advierte que en muchas estaciones de servicio los bomberos siempre le echan 24 libras y eso no es correcto, pues hay que tener claro lo que dice el fabricante”.

Otra recomendación importante que hace el docente de la sede viñamarina es la precaución que hay que tener con frenadas bruscas, pues la energía que se utiliza para detenerse de forma imprevista es la misma que utiliza el motor para acelerar, “y a veces más, porque se frena en menos distancia comparado con la acelerada”, aclara el profesional.Además es importante que “cuando los vehículos están detenidos mucho tiempo en un taco es recomendable apagar el motor”, manifiesta Adrian, quien agrega que, “jamás hay que bajar una pendiente en neutro, porque cuando un motor va bajando en neutro consume gasolina. El motor en “ralentí” que se llama a la mínima velocidad del motor, consume gasolina, mientras que si uno lo lleva en cuarta o quinta en una bajada el motor corta inyección por lo tanto es más económico”.

Para finalizar el docente recomienda subir la cantidad indicada de pasajeros a un automóvil, pues el exceso de personas generará un gasto innecesario de combustible. “Generalmente los city car están adaptados para 4 personas, si colocamos 5 más toda la carga encima genera más gasto de bencina por el peso, o sea es una masa que el vehículo va a tener que mover y el motor va a tener que invertir una mayor cantidad de energía para poder mover esa carga”, puntualiza el experto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de