En una comparecencia tanto por iniciativa propia como a petición del Grupo Socialista ante la Comisión parlamentaria de Medio Ambiente, el ministro ha zanjado así las acusaciones vertidas por distintos sectores sobre sus supuestos intereses en empresas que suministran combustible a buques en el mar en la zona declarada de Especial Protección del Estrecho Oriental y que además, eluden de este modo, el pago de determinados impuestos.

Arias Cañete ha concretado que tiene 85.509 participaciones sociales en Petrolífera Ducar S.L., el 2,5% del accionariado, con un valor de 185.104 euros; que presidió la compañía y presentó su "dimisión irrevocable" tan pronto como supo que iba a ser nombrado ministro, y que la actividad de la empresa consiste en "arrendar capacidad de almacenamiento" a dos compañías petroleras en Ceuta, "en tierra", donde tiene domicilio fiscal y donde desarrolla "exclusivamente" toda su actividad.

"Es una compañía que se limita al almacenamiento del combustible y a la recepción y expedición del mismo desde y hasta los puntos de suministro de la red de línea de instalación; ni le factura el suministro a los buques ni tiene ninguna relación con los buques que abastecen combustible: tiene relación con aquel que lleva el combustible, lo almacena en el tanque y luego lo retira de la forma que entienda oportuna", ha señalado el ministro.

Asimismo, ha incidido en que la empresa "no es propietaria de la mercancía, no hace operaciones de bunkering y no factura el coste del combustible a los buques amarrados en el puerto de Ceuta", porque, conforme ha explicado, estas operaciones "son realizadas por los propietarios del combustible depositado en sus instalaciones".

Sus tanques se encuentran a la vista en el puerto de Ceuta, según ha dicho, y almacenan tanto fuel como gasoil. En la actualidad, están arrendados a dos petroleras, Cepsa y Vilma Oil. "A la primera le arrienda tres tanques con 36.000 metros cúbicos y le cede el arrendamiento la capacidad de almacenamiento y las arquetas y líneas de suministro necesarias para los trasiegos. A la segunda le arrienda once tanques con la capacidad de almacenamiento de 83.500 metros cúbicos", ha detallado.

"Petrolífera Ducar S.L. no realiza actividad alguna en la Bahía de Algeciras ni en el Campo de Gibraltar, no tiene gasolineras flotantes, no tiene gabarras y su negocio no es más que almacenar combustible por cuenta de terceros. Todo estro hábilmente manejado puede generar el alboroto", ha apuntado el titular de Medio Ambiente quien, además, ha aclarado que presentó su dimisión como presidente de esta compañía en cuanto supo que sería nombrado ministro, el 22 de diciembre, aunque la empresa tardará más en modificar los registros.

En su opinión, "estos temas los pone en marcha el Gobierno de Gibraltar para intentar que el Gobierno español no aplique la legislación en materia medioambiental". "Todo esto sale del Gobierno de Gibraltar. Lo que persigue es atemorizar a este ministro para que no legisle y no proteja la zona", ha asegurado durante su comparecencia parlamentaria.

Sobre su ausencia en el Consejo de Ministros en el que se prohibieron las actividades de “bunkering” en la zona, el ministro ha concretado que decidió inhibirse "por si alguien remotamente pudiera pensar que pudiera existir un hipotético conflicto de intereses", ya que, según ha dicho, le es conocido "cómo se hace oposición en este país" y, que al fin y al cabo, Ducar almacena combustible.

En todo caso, ha asegurado que el Gobierno no ha tenido intención de ocultar este hecho puesto que se publicaba en el Boletín Oficial del Estado del día siguiente y ha añadido que, dado que "a lo mejor ha generado todavía más suspicacias" el abstenerse que el participar y teniendo en cuenta que Ducar no practica “bunkering”, no volverá a inhibirse en la regulación medioambiental de la zona.

Sanciones a la gasolinera flotante y a sus clientes

De hecho, este mismo viernes presentará ante el Consejo de Ministros una modificación del artículo 76 de la Ley 42/2007 de 13 de diciembre de Patrimonio Natural y Biodiversidad para tipificar como infracción grave "la prestación de servicios de suministro de combustible mediante el fondeo permanente, así como la utilización de dichos servicios para el autoabastecimiento de combustible".

La iniciativa, que espera tramitar por vía de urgencia, busca así "sancionar al que está quieto como gasolinera flotante y al que la utiliza como elemento de abastecimiento en una zona de especial conservación" ya que en la actualidad existen "muchas dificultades" para sancionar estas actividades porque para aplicar la legislación vigente es necesario que se produzca un vertido y no sólo una actividad que suponga un "riesgo potencial" para la zona.

El ministro, que ha ofrecido una explicación técnica sobre lo que es el “bunkering” para aclarar que la única actividad prohibida es el fondeo permanente de barcos de suministro, las llamadas “gasolineras flotantes”, y que sólo se practica en el Estrecho de Gibraltar, ha recordado que desde el Peñón se han producido ya otras dos vulneraciones del derecho comunitario contra las que España está actuando: los bloques de hormigón para dificultar la pesca y la construcción de un espigón.

En este sentido, ha señalado que la intención del Ejecutivo es que la misión europea que se desplazará a Gibraltar para investigar los problemas en el cruce de la frontera, pueda también conocer estos tres asuntos, especialmente lo relativo al espigón, que España ha puesto en conocimiento tanto de la Fiscalía de Medio Ambiente como de la Comisión Europea con sendas denuncias presentadas esta semana, porque están rellenando una zona marítima protegida.

No lo hace, pero es parte de la cadena

Por su parte, el portavoz socialista, José Luis Ábalos Meco, ha señalado que Ducar "no practicará “bunkering” pero sí forma parte de la cadena que lo practica". "¿Directamente no lo hace? usted dice que no, pero según las informaciones que han venido publicándose, constituye una base estratégica para que otras empresas con sus buques hagan “bunkering” en el Estrecho de Gibraltar".

En la misma línea se ha expresado Joan Baldoví, del Grupo Mixto, quien ha coincidido además, con el portavoz del PNV Joseba Aguirretxea al plantear que quizá se haya utilizado esta polémica para tapar el llamado “caso Bárcenas”. La portavoz de Izquierda Plural, Caridad García, por su parte, ha puesto el acento en la necesidad de proteger las aguas del Estrecho oriental, cuestión que a su juicio "no debe quedar solapada bajo ninguna otra".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de