La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, ha reiterado durante una visita a la Plataforma Termosolar El Carpio (Córdoba), el apoyo del Gobierno andaluz al uso en la región de las energías renovables, “un modelo energético que ha favorecido el crecimiento de un tejido productivo innovador y competitivo en Andalucía”. De esta manera, se pretende fomentar en la Comunidad el uso de este tipo de energías y fortalecer así el desarrollo socioeconómico y la generación de empleo.

En relación con el Real Decreto aprobado por el Gobierno central para regular la producción de energía eléctrica a partir de las renovables, cogeneración y residuos, la consejera ha subrayado que esta norma “no sólo no facilita la puesta en marcha de nuevos proyectos, sino que perjudica económicamente los ya existentes”. Es por ello que la Junta de Andalucía ha interpuesto un recurso contra la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico que ha sido admitido por el Tribunal Constitucional.

Según Serrano, el impacto de esta norma en Andalucía puede suponer la reducción de más de 328 millones de euros anuales de ingresos, además de afectar a unos 3.800 empleos directos asociados a las plantas que están operativas. Esta normativa influirá también en las inversiones comprometidas en Andalucía por valor de casi 12.000 millones de euros que hubieran podido generar más de 38.000 empleos directos e indirectos y 4.300 megavatios (MW) de potencia.

En esta línea, la consejera ha recordado que su departamento está elaborando una Estrategia para la Generación de Empleo Medioambiental en Andalucía, que recogerá las políticas que desarrollará la Junta en los próximos años para apoyar las actividades productivas de los sectores más vinculados a la ‘economía verde’, como es el caso de las energías limpias.

Cabe destacar que Andalucía, es la primera región de Europa en la que se han realizado proyectos comerciales de centrales termosolares. Actualmente cuenta con  22 centrales de este tipo y 2 experimentales que suman 997 MW de potencia que abastecen a una población equivalente a 574.000 familias y evitan más de 910.000 toneladas de CO2 anuales. 

Por último, la consejera ha recordado que la Junta va a continuar dialogando con las distintas comunidades para conseguir una economía baja en carbono. Para ello, pretende establecer un marco claro y ordenado de medidas para el fomento de la eficiencia energética, y desarrollar un nuevo marco de mecanismos que apoyen las energías renovable. 

Ver más: 

Producción de energías renovables en Andalucía, 2001-2011 (Estadísticas Informe Medio Ambiente 2012)



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de