La organización ecologista WWF/Adena afirma que la calidad ambiental de la electricidad peninsular mejora. “El mes de diciembre acabó con una reducción del 24% de las emisiones de CO2 respecto al mismo mes de 2007”, dicen los responsables de Adena. Creen que este avance en la calidad de la electricidad consumida es fruto del esfuerzo en la implantación de energías renovables; el progreso en el funcionamiento del mercado europeo de derechos de emisiones y el estancamiento de la demanda eléctrica, especialmente en el último trimestre del año.

Según WWF, 2008 va a pasar a la historia como un año de cambios y en el que el sector eléctrico español también ha experimentado los suyos, algunos de gran calado. La larga marcha de las energías renovables, comenzada hace más de 20 años, hacia un mayor protagonismo y un reconocimiento como alternativa real a las fuentes energéticas convencionales (combustibles fósiles y nuclear) ha empezado a dar sus frutos.

Sin embargo, es importante destacar que para 2020 la Unión Europea se ha comprometido a reducir sus emisiones en un 20%, recuerdan los responsables del informe. Basándose en estudios científicos, WWF considera que este objetivo es insuficiente y debería ser, por lo menos, de un 30% para mantener a Europa en la senda necesaria a la hora de solucionar el problema climático. Asimismo, como mínimo, un 20% de la energía tendrá que ser de origen renovable para esa misma fecha, según la organización.

En este escenario, España y su sector eléctrico deberán hacer su parte y, aunque actualmente esté mejor situada que otros países en el desarrollo de las energías renovables, también es cierto que queda mucho camino por recorrer. No en vano, actualmente estas energías aportan alrededor de un 8% del consumo energético total nacional. Por esta razón, no se puede vacilar ahora en al apoyo a las renovables, ya que son la única solución energética disponible a medio y largo plazo.

“Quizás se podría pensar que ha llegado el tiempo de reflexionar sobre lo logrado y especialmente, de dar las gracias a los que lo han hecho posible. Pero, en la realidad que estamos viviendo, no podemos permitirnos ese lujo porque los retos climáticos y energéticos están a la vuelta de la esquina”, apunta Heikki Willstedt, experto de WWF en Energía y Cambio Climático.

Y añade: “Por eso, desde WWF volvemos a pedir al Gobierno y a la sociedad que mantengan y refuercen el apoyo a las tecnologías de energías renovables. De hecho, estas fuentes son las únicas que, junto a la mejora en la eficiencia energética, pueden hacer frente al doble reto de reducir las emisiones que provocan el cambio climático y proveer al país de la energía necesaria para su funcionamiento sin depender de importaciones cada vez menos seguras, como se ha demostrado con la actual crisis del gas ruso”.

Más información aquí



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de