2017 debe ser para España el año de las energías renovables

Beneficios para nuestra economía

Durante unos años hemos disfrutado de un precio del petróleo moderado, cuando no bajo, que ha permitido que el grave problema de la dependencia energética española no mostrase sus verdaderas consecuencias.

España depende de las importaciones energéticas en más del 70%, 20 puntos porcentuales más que la media de la Unión Europea. Esto nos hace tremendamente dependientes de las variaciones en los precios de los hidrocarburos. Un ejemplo es lo que ha sucedido en el comienzo del año. A pesar de que las exportaciones españolas de mercancías crecieron un 17,4% anual y registraron su máximo histórico, las importaciones aún crecieron más debido a la dependencia energética: la importación de productos energéticos aumentó más del 74% respecto al año anterior.

Nuestro país no puede seguir como hasta ahora, dependiendo de los vaivenes en los precios de los combustibles fósiles. Más aún si tenemos en cuenta el fabuloso potencial renovable que tenemos en España. Un potencial que no sólo nos permite reducir la dependencia energética y, por tanto, equilibrar nuestra balanza comercial sino también generar empleo de calidad asociado a unas tecnologías en su mayoría más competitivas que las fuentes tradicionales.

Tecnologías competitivas

Según el informe publicado en abril por la ONU, en colaboración con Bloomberg y el Centro de Colaboración Frankfurt School-UNEP, en 2016 las renovables aceleraron a nivel mundial. Durante el año pasado, se instalaron en el mundo 138,5 GW de potencia renovable. Este valor es significativo por 2 razones: la primera, supuso el récord histórico de implantación renovable, superando en un 9% la potencia instalada en 2015; la segunda razón, fue el 55% de toda la potencia instalada en el mundo.

La elección de estas tecnologías no obedece únicamente a criterios medioambientales o de lucha contra el cambio climático. La implantación creció un 9% mientras la inversión se redujo en un 23%. Los costes de las tecnologías renovables están haciendo bueno el viejo aforismo de “hacer más con menos”.

Podremos discutir sobre cuándo se agotará el petróleo, si será en 10 años o en 50; podremos discutir sobre cuáles serán los precios de los hidrocarburos dentro de 5 meses o dentro de 5 años… Pero lo que no admite discusión es que las energías renovables reducen año tras año sus costes, en ocasiones de forma espectacular (ej.: -80% costes energía fotovoltaica en 5 años); y permiten un escenario de costes controlados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de