El informe subraya que el equilibrio debe alcanzarse entre la financiación pública, recaudación de fondos de los mercados internacionales de carbono y los fondos privados. La financiación climática debe estar estrechamente vinculada con la ayuda al desarrollo, y se requerirá de una fuerte coordinación internacional para garantizar que el dinero se destina a ese fin.

Esta evaluación se basa en el informe del Secretario General del Grupo Asesor sobre la financiación para la lucha contra el Cambio Climático, que fue presentado en noviembre de 2010. La conclusión el informe es que será "difícil pero factible" alcanzar el objetivo de movilizar 100 mil millones de dólares al año hasta 2020. Varias de las fuentes públicas ya están en marcha en la UE. Otras fuentes públicas, tales como los impuestos sobre el transporte marítimo internacional y la aviación, o sobre las transacciones financieras, requieren una mayor cooperación global.

El informe también evalúa la mejor manera de garantizar que los fondos recaudados son enviados a los países en desarrollo y sean utilizados de manera inteligente en un marco de buen gobierno.

Próximos pasos

En la cumbre sobre el clima en Cancún durante diciembre de 2010, los países desarrollados se comprometieron al objetivo común de movilizar de 100 mil millones de dólares anuales para el año 2020, con el fin de atender las necesidades de los países en desarrollo. El Consejo de Asuntos Económicos y Financieros invitó a la Comisión a preparar un análisis detallado en el que se pormenoricen los elementos clave necesarios para cumplir con este compromiso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de