Esta resolución también pide que los operadores de las centrales sean responsables de cubrir los costes generados por un posible accidente.

Los accidentes nucleares causados por un error humano o por un terremoto representan una elevadísima amenaza para la salud pública. Todavía hoy se sufren las consecuencias del peor desastre nuclear de la historia, el ocurrido en Chernóbil en 1986.

Los test de estrés o pruebas de resistencia se realizaron como respuesta al accidente en Fukushima (Japón) en marzo de 2011. Estas pruebas evaluaron si las plantas nucleares son capaces de soportar desastres naturales.

25.000 millones de euros

En concreto, los test de estrés se realizaron en 145 reactores de la Unión Europea. La conclusión es que casi todas las plantas necesitan mejoras en su seguridad, mejoras cuyo coste global se eleva a 25.000 millones de euros.

Los eurodiputados de la comisión de Industria, Investigación y Energía urgieron la pasada semana a los países de la UE a que, de manera inmediata, eleven los niveles de seguridad. También reclamaron que los operadores de estas plantas corran con la factura para que no recaiga sobre el contribuyente de a pie. Y pidieron nuevas propuestas antes de que termine 2013 sobre responsabilidad nuclear y seguros. El pleno de la Eurocámara debatirá y votará sobre la cuestión el 6 y el 7 de febrero.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de