Los países de la UE estarán obligados a renovar el 3% de los edificios públicos al año a partir de 2014 para ahorrar energía, según la nueva norma sobre eficiencia energética pactada ayer por la presidencia danesa y la Eurocámara. Esta obligación solo se aplicará a los edificios de la administración central y no a los regionales o locales.

La norma exige, además, que las compañías de gas y electricidad ahorren al año el 1,5% de sus ventas de energía en volumen. Para ello, deberán financiar a los consumidores medidas de eficiencia energética como la instalación de ventanas con doble acristalamiento o de tejados aislantes.

No obstante, la norma deja libertad a los Estados miembros para proponer mecanismos de ahorro alternativos. Además, los Gobiernos deberán fijarse un objetivo de eficiencia energética y presentar un plan de acción cada tres años, en 2014, 2017 y 2020. Bruselas evaluará en junio de 2014 los progresos alcanzados.

El objetivo de esta norma es garantizar que la UE logre el objetivo de aumentar la eficiencia energética un 20% de aquí a 2020. No obstante, la propia Comisión ha reconocido que si solo se aplican los requisitos mínimos previstos en la directiva, el ahorro será únicamente del 17%.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de