Este grupo, que integran investigadores de las Escuelas Técnicas Superiores de Ingenieros Industriales y de Ingenieros de Caminos, centra actualmente gran parte de su actividad en el estudio de las redes eléctricas débiles o aisladas y las microrredes.

Los sistemas eléctricos aislados, tales como los de las islas, presentan una serie de particularidades que los distinguen de los grandes sistemas eléctricos. Por una parte, en las islas, los costes ligados al uso de las energías fósiles son mucho mas altos que en los continentes y, además, suelen disponer de recurso eólico suficiente. Por otra, presentan unas restricciones técnicas que dificultan la gestión y el mantenimiento de las condiciones de seguridad en la propia red eléctrica.

Al tratarse de sistemas aislados que se hallan habitualmente en zonas de altos recursos energéticos, se tienen condiciones adecuadas para integrar fuentes de generación renovable.

Sin embargo, el poco grado de mallado de la red, la dificultad de expansión territorial por motivos medioambientales y los niveles de tensión inferiores a los de las redes continentales, unido todo ello a la dificultad de gestión y planificación de las fuentes de generación intermitentes, complica de forma notable el tratamiento de estas redes.

En este contexto, el Grupo GELEO de la Universidad Politécnica de Madrid trabaja actualmente en varios proyectos ligados al uso de este tipo de energía y su integración en sistemas eléctricos débiles o aislados. Esta línea de investigación abarca aspectos variados, todos ellos de relevancia para el avance de la tecnología en este campo. Uno de los puntos de interés se encuentra en el estudio del máximo nivel de penetración eólica admisible en un sistema, a fin de garantizar la seguridad en el mismo. De forma adicional, se analizan las posibles mejoras en las tecnologías principales de aerogeneradores, para que contribuyan de forma efectiva a tal fin.

Otro de los temas en los que se trabaja es el estudio del almacenamiento energético como complemento imprescindible para incrementar los niveles de energía eólica admisibles en redes débiles. El almacenamiento permite reducir o incluso eliminar la variabilidad del recurso y asegura el abastecimiento energético con los excedentes de generación que se hayan podido producir en un determinado momento. Este almacenamiento puede llevarse a cabo mediante el sistema de bombeo hidráulico o a través de otra serie de dispositivos válidos para ello, tales como baterías, volantes de inercia o supercondensadores.

En la actualidad, el grupo está desarrollando un generador de perturbaciones de red que sea capaz de reproducir fielmente el comportamiento de un sistema eléctrico aislado y cuyo objetivo es utilizarlo como herramienta de ensayo y de certificación de aerogeneradores destinados para ser conectados a este tipo de redes débiles. No existe actualmente ningún generador conjunto de perturbaciones con tales características, de ahí su interés para fabricantes de equipos y empresas certificadoras del sector eólico. Adicionalmente, el uso de este equipo se puede extender al ensayo de cualquier otra fuente de generación destinada a su inclusión en estos sistemas eléctricos.

El grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid GELEO (Generación Eléctrica con Energía Eólica) está formado por investigadores de las Escuelas Técnicas Superiores de Ingenieros Industriales y de Ingenieros de Caminos. En la actualidad, centran gran parte de su actividad en el estudio de las redes eléctricas débiles o aisladas y las microrredes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de