Bajo el liderazgo de la UNESCO, el objetivo será aumentar la concienciación sobre cómo las tecnologías basadas en la luz pueden proveer soluciones a retos globales en la energía, educación, agricultura y salud. 

Por ejemplo, en los países en desarrollo el estudio es complicado después de la puesta del sol así que la luz eléctrica podría significar una nueva oportunidad educativa. En los países desarrollados, las prioridades serían la reducción de la contaminación luminosa y el derroche energético. 

A lo largo del año, también se celebrarán destacados aniversarios, como de los primeros estudios de óptica hace más de 1.000 años a los descubrimientos en las comunicaciones ópticas que hoy alimentan Internet.

El Año Internacional de la Luz será inaugurado con una ceremonia el 19 enero en la sede de la UNESCO en París. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de