El proyecto financiado con fondos europeos Intube (“Intelligent Use of Buildings” Energy Information”) desarrolla el intercambio de calor como un elemento adicional de una iniciativa más amplia que cuenta con una financiación de 4 millones de euros. Su organización depende de CSTB, una entidad técnica con sede en Francia especializada en el sector de la construcción.

El proyecto también cuenta con socios científicos de toda Europa, como la investigadora sénior Mia Ala-Juusela del Centro de Investigación Técnica de Finlandia (VTT), coordinadora de Intube. En su opinión: “Esta herramienta nos permite demostrar y analizar distintos métodos de intercambio de calor en redes de calefacción barriales virtuales”.

El intercambio de calor ofrece en principio varias ventajas sobre otras tecnologías, tal y como explicó Sten-Erik Björling, científico especializado en ingeniería civil y medioambiental en la Universidad Tecnológica de Luleå (Suecia). Expuso que “la generación a nivel local puede resultar más cara, pero asegura el suministro frente a eventuales averías en una o dos tuberías troncales e incluso sus costes de distribución son algo más baratos. Resulta por tanto lógico equilibrar las fluctuaciones entre los edificios comerciales, en los que la demanda de calor es mayor durante el día, y las zonas residenciales, donde los picos se producen a primera hora y durante la tarde”. Un sistema de este tipo redundaría en beneficio de millones de ciudadanos europeos residentes en zonas donde se produce calor mediante colectores solares, calderas alimentadas por biomasa y centrales termoeléctricas combinadas a microescala.

El proyecto Intube promueve el objetivo fijado por la Unión Europea de mejorar la eficiencia energética en un 20% antes de 2020. La velocidad a la que se renuevan los edificios (sustitución de los existentes por otros nuevos o renovación de los ya construidos) en la UE es demasiado lenta para lograr este objetivo europeo, circunstancia que ha impulsado a Intube a aumentar la eficiencia de los edificios existentes, teniendo presente la comodidad de sus usuarios, mediante el desarrollo de herramientas de medición y análisis de sus perfiles energéticos.

CSTB también planea crear una herramienta comercial que aprovechará datos meteorológicos y permitirá a los gestores de las centrales barriales generadoras de calor planificar a diario si resulta más rentable producir calor de manera centralizada o comprarlo en infraestructuras locales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de