¿Sabes la razón por la cual España tiene un huso horario que no es el suyo?

Cuando lo anunció, el gobierno afirmó que "oportunamente" avisaría del restablecimiento de la hora "normal". Con ello se refería al huso horario del meridiano de Greenwich (GMT, en invierno), el que corresponde a España por su geografía, ya que la mayor parte de la península queda dentro la zona determinada por esta línea imaginaria adoptada como referencia para los husos horarios de todo el mundo. Pero esto nunca sucedió y 76 años después esa anomalía sigue marcando el día a día de los 46 millones de españoles.

Toda España (salvo las Islas Canarias, donde hay una hora menos) tiene la Hora Europea Central (la de Berlín) en lugar de la Occidental (la de Londres), lo que implica una hora de adelanto con respecto al sol en invierno y dos en verano, como promedio. En las zonas occidentales (como la región de Galicia), hay lugares en que el sol se pone a las 22.00 de la noche en verano y en invierno no sale hasta las 9 de la mañana. "La discrepancia entre la hora solar y la oficial puede llegar a ser de casi tres horas", le explica a BBC Mundo Pere Planesas, astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional.

Con la hora de Berlín

La decisión del gobierno de facto de Franco se publicó en una orden que cita "la conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con los de otros países europeos". Pero Planesas cree que el cambio se trató de un "típico adelanto de la hora de verano", como afirma en su artículo "La hora oficial en España y sus cambios", publicado en el Anuario del Observatorio Astronómico de Madrid, en 2013. Pero llegó el otoño… y la hora no se acomodó al horario anterior de invierno. Y así permaneció hasta 1942, según Planesas, cuando España reanudó el horario de verano, volviendo a adelantar el reloj una hora en esos meses (GMT+2).

Un año antes, Inglaterra había adoptado también la hora alemana. Así que la hora de España, Alemania, la Francia ocupada por los nazis, Reino Unido y Portugal se acompasó. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, Inglaterra volvió a la hora GMT, mientras que Francia y España no lo hicieron. Y así, España se quedó con la hora de Berlín.

De forma que Vigo, en Galicia, tiene la misma hora que Varsovia (Polonia), que está a 3.200 kilómetros de distancia, pero una hora más que Oporto, a solo 150 kilómetros. La situación no es única de España: también Francia, Holanda Bélgica y Luxemburgo tendrían que estar en el tiempo de Greenwich. Esto tampoco es único en el resto del mundo. Argentina, por ejemplo, debería estar cuatro horas por debajo de GMT o UTC. Tras cambiar múltiples veces entre UTC-3 y UTC-2, ahora está en UTC-3.