En el número 23 del Observatorio de la Electricidad, WWF/Adena destaca que durante el mes de junio se han conseguido los mejores indicadores ambientales hasta el momento. Con Categoría B para las emisiones y Categoría C para los residuos radioactivos. Esto se debe a que se ha quemado menos carbón que nunca desde 1995. Este recurso ha sido desplazado por otras fuentes energéticas, principalmente el gas y las energías renovables. Así, las emisiones han disminuido en un 37,1 por ciento, (los residuos nucleares un 6 por ciento) respecto a sus medias de referencia. También se ha reducido la emisión de sustancias contaminantes como el SO2 y NOx.

Según Heikki Willstedt, experto de WWF/Adena en Energía y Cambio Climático: "La apuesta por las renovables y el incremento del coste de la tonelada de CO2 (28€ por tonelada) ha provocado que no estén funcionando la mayor parte de las centrales de carbón. Esto ha permitido disminuir la intensidad de las emisiones del sector eléctrico peninsular de forma considerable. De junio del año pasado a este se ha reducido en casi un 40 por ciento. También hay que añadir que el hecho de tener paradas las centrales de carbón evita muchas emisiones de los contaminantes convencionales, como el dióxido de azufre y los compuestos nitrogenados. Estos compuestos provocan, entre otros impactos, la lluvia ácida y el ozono troposférico, que dañan la vegetación y la salud humana. En lo que va de año no sólo se ha reducido la contribución del sector eléctrico al calentamiento global (-15 por ciento), sino también su contaminación del aire: las emisiones acumuladas de SO2 se han reducido en un 28 por cietno y las de NOx en un 16 por ciento . Si comparamos estos datos con el mismo período de 2002, las reducciones son: -61 por ciento y -44 por ciento respectivamente. Resultaría magnífico que pudiéramos decir lo mismo al final del año".

Willstedt añadió: "Sin embargo, la cara negativa es que se sigue aumentando a un ritmo alarmante la generación de electricidad (+5 por ciento acumulado hasta ahora). Por esta razón, WWF/Adena hace un llamamiento a un uso racional de la electricidad, recordando que ahorrarla es cosa de todos".

Los datos más destacados de junio para el sistema peninsular son:

– Se ha conseguido que la intensidad de carbono por MWh producido sea de sólo 225 kg, la cifra mensual más baja desde el año 1995.

– La energía eólica ha producido el 8,8 por ciento de la electricidad del sector eléctrico peninsular mientras que la hidráulica ha subido desde un 4,3 por ciento de febrero a un 12,4 por ciento de este mes.

– Una exportación neta de un 4,7 por ciento de la generación eléctrica a nuestros vecinos.

– En el primer semestre se ha incrementado la generación peninsular en un 5 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

– Las emisiones hasta junio han decrecido en un 15 por ciento, principalmente por el aumento en la generación eólica, la mejora en el aporte de la energía hidroeléctrica respecto a meses anteriores, y la mayor utilización de las centrales de gas de ciclo combinado en detrimento de las centrales de carbón

– Las emisiones de SO2 y NOx (contaminantes tradicionales) se han reducido en un 56,5 por ciento y un 41,2 por ciento respectivamente, respecto a la media de junio del periodo de referencia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de