Así, según se desprende de este informe, la Comunidad redujo en un 12,6% las emisiones de gases de efecto invernadero en 2009, respecto al año anterior y que emitió 4,1 millones de toneladas menos de este tipo de gases que en 2008.

Según ha explicado el Vicepresidente "las emisiones del conjunto de España también se han reducido entre 2008 y 2009. Pero mientras ese descenso ha sido del 8,2% para el conjunto de España, en la Comunidad ha sido del 12,6%. Es decir, la disminución de emisiones ha sido significativamente más intensa en la Comunidad, superando la media nacional en un 54%".

Asimismo, los datos de 2009 indican que, mientras en España se emiten 8 toneladas de CO2 equivalente por habitante, en la Comunidad Valenciana se emiten 5,6 toneladas, un 30% menos. Y para producir un millón de euros de PIB, en España se emiten 481 toneladas, mientras que en la Comunidad se emiten 383 toneladas, es decir, un 20% menos.

Causas del descenso

El Vicepresidente ha señalado que "este descenso en las emisiones de gases de efecto invernadero viene motivado por varias causas entre las que destacan, el importante conjunto de actuaciones e inversiones realizadas por la Generalitat, la mayor concienciación ciudadana que contribuye al ahorro de energía y a la crisis económica".

"Sin duda -ha continuado Cotino- uno de los motivos que hay que resaltar es la inversión que la Generalitat ha realizado en el período 2008-2009 con más de 900 millones de euros para desarrollar 200 acciones específicas lo que influido de manera decisiva, en el descenso de la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro territorio", ha asegurado Juan Cotino

Además, la Comunidad Valenciana está ganando en "eco-eficiencia", es decir, que nuestra población y nuestra economía son más eficientes en el uso de la energía. Consumimos menos energía por habitante y necesitamos menos energía por unidad de PIB que la media de España y, por tanto, somos menos productores de gases de efecto invernadero".

Por último, esta disminución también viene motivada por la crisis económica que padecen nuestras empresas, aunque ésta afecta a toda España, y la variación del PIB en la Comunidad en 2008-2009 ha sido prácticamente igual a la del PIB nacional. Por tanto -ha continuado- hay un diferencial en la reducción de emisiones de más de un 50%, entre nuestra Comunidad y el resto de España, que no se puede explicar sólo por la incidencia de la crisis,

900 millones de euros para desarrollar 200 acciones

Para el Vicepresidente "es evidente que, en esta materia, la Comunidad va por muy buen camino, que es el que viene marcado por la Estrategia Valenciana ante el cambio climático que es el documento básico de orientación, coordinación e impulso de todas las acciones del Consejero que tienen relación con la lucha contra el cambio climático y que ha motivado esta inversión de 900 millones de euros entre 2008-2009 en la puesta en marcha de 200 acciones".

Además, la Consejería está realizando aportes muy importantes, así en materia de vivienda, se ha puesto en marcha el perfil específico de Ahorro de Energía y Sostenibilidad, ha concedido cerca de 1.000 ayudas específicas de rehabilitación para mejorar las condiciones energéticas y se ha regulado la Certificación de Eficiencia Energética de Edificios, entre otras cuestiones.

Estrategia ante el cambio climático

La capacidad de la vegetación para absorber CO2 hace que la política forestal sea otro elemento clave de la Estrategia ante el cambio climático, por ello, "desde la Conselleria hemos invertido en esta Legislatura más de 160 millones de euros para la gestión y mejora de nuestros bosques, y hemos dado más de 10 millones de euros en ayudas a ayuntamientos, asociaciones y propietarios de suelo forestal", ha destacado Cotino

Sólo en los dos años que cubre el informe de la Estrategia, 2008-2009, la Consejería ha invertido más de 300 millones de euros en acciones relacionadas con las infraestructuras hidráulicas y el cambio climático.

Precisamente, en la Estrategia se incluye un apartado específico de la Estrategia dedicado a "Preparar el territorio para su adaptación y lucha contra el cambio climático", que incluye directrices como, integrar el cálculo de las emisiones de CO2 como criterio básico de la planificación urbanística, evitar nuevos desarrollos urbanísticos en el territorio a menos de un metro sobre el nivel del mar, proteger todas las masas forestales situadas a menos de 15 kilómetros del litoral o promover los sistemas de transporte más sostenible, entre otros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de