Líneas exclusivas para transporte de mercancía
Vía de ferrocarril

El Gobierno quiere habilitar líneas ferroviarias exclusivas para el transporte de mercancías con el objetivo de reducir las emisiones de CO2, dentro de la Estrategia Española de Movilidad Sostenible, según contempla el borrador de este Departamento, que se someterá a información pública hasta el próximo 7 de febrero.

Pretende potenciar el transporte ferroviario de mercancías frente al uso de vehículos pesados por carretera, habilitando una red orientada a superar los déficit de la oferta del transporte de carga en tren y a incrementar la cuota de mercado y mejorar la imagen social y comercial.

Al mismo tiempo, buscará garantizar la operatividad y la fluidez del tráfico de trenes de mercancías sin que tenga que supeditarse a los trenes de viajeros, adaptando la circulación del tráfico ferroviario de mercancías y viajeros a la densidad y composición del tráfico en cada línea. Para ello, se prevé la construcción de terminales multimodales ferroviarias y ferroviarias portuarias y de apartaderos que incluya equipamiento logístico y de tratamiento de cargas que permita un coste del transporte competitivo.

El texto recoge en total cinco directrices generales en las áreas de territorio, planificación del transporte e infraestructuras; cambio climático y reducción de la dependencia energética; calidad del aire y ruido; seguridad; y gestión de la demanda.

Fomento del transporte colectivo, limitación de velocidad, carril bici y adecuar tarifas del transporte público

La Estrategia planteada por el Ejecutivo contempla un incremento de infraestructuras como los carriles Bus y Bus/VAO, para fomentar el transporte colectivo de viajeros en grandes ciudades. Igualmente recoge una reducción del límite de velocidad en las vías de acceso y circunvalaciones a las grandes urbes, impulsando el “urbanismo de proximidad” y los planes de movilidad urbana sostenible.

Además, en los centros urbanos se hace hincapié en los modos de transporte no motorizados, favoreciendo las oportunidades de los peatones, los carriles bici y los sistemas de transporte de “última milla sostenible” como alquiler público de bicicletas y adecuar las tarifas del transporte público.

Del mismo modo, el borrador de la “Estrategia española de movilidad sostenible” contempla aumentar las “zona 30”, que reducen la intensidad y la velocidad de los vehículos así como introducir técnicas de conducción eficiente en la obtención del permiso de conducir. Más aparcamientos limitados y Zonas de bajas emisiones El documento incluye también medidas coercitivas para disuadir al ciudadano del uso de su vehículo privado, como la implantación de peajes urbanos y el aumento de zonas de aparcamiento limitado y reservadas a residentes, así como aparcamientos disuasorios para automóviles y motocicletas en las estaciones de tren y autobús y en los accesos a las ciudades.

Por otra parte, recoge la creación de Zonas de bajas Emisiones en las ciudades (ZBE) en las que se prohibirá el acceso a las urbes de los vehículos más contaminantes (pesados y de mercancías). Sólo podrían acceder a esas áreas los que cumplan con los estándares de emisiones regulados por la normativa europea.

Plan de formación para políticos

A su vez, se incluye un plan de formación para los políticos y técnicos municipales que tienen que hacer frente a este tipo de medidas. Su implantación se acometerá mediante un Convenio Marco de Colaboración con el Instituto Nacional de Administraciones Públicas (INAP) que colaborará con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Además, se apuesta por la incentivación por el uso e inestigación de los vehículos más eficientes y sostenibles (híbridos y de gas) y plantea introducir parámetros de movilidad sostenible en el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) del ministerio de fomento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de