El vehículo, modelo Gulliver U520ESP/LR, está dotado de una rampa de accionamiento eléctrico para el acceso de personas en silla de ruedas o dificultades de movilidad, tiene una capacidad para hasta 31 personas y va equipado con dos trasportines y espacio para discapacitados.

Mide 5,30 mts. de longitud y 2mts. de ancho y puede superar declives de hasta 16 por ciento. Asimismo está dotado de baterías de alta tecnología que le dan una autonomía de recorrido continuado de aproximadamente 6,5 horas, que puede ser duplicada gracias a un paquete de baterías de recambio.

Este Ecobus es de importante valor en grandes ciudades por su impacto medioambiental igual a cero, su elevada autonomía, su manejabilidad y dimensiones. Hasta ahora sólo existen 400 unidades repartidas por todo el mundo; de ellas España cuenta con 30, la mayor parte en Madrid.

Este novedoso autobús, que estará a prueba en la ciudad de Málaga durante un mes, recorrerá inicialmente las calles del centro en un servicio circular, que facilitará los traslados entre distintos puntos del casco histórico. Gracias a sus características, la Universidad y el Parque Tecnológico han mostrado su interés por contar con este nuevo medio de transporte para servicios circulares dentro de sus recintos.

Junto con el bus eléctrico, se ha expuesto también un autobús que funciona con tecnología de pila de hidrógeno, cuya única emisión es vapor de agua y que ha estado presente en la Exposición Universal del Agua, en Zaragoza.

La presencia en Málaga de estos autobuses hacen realidad el lema elegido este año para la Semana Europea de la Movilidad, "Aire limpio para todos". Con ese objetivo, durante el día de hoy está disponible de forma gratuita para que los malagueños sean pioneros en el uso de este nuevo modo de transporte, 100 por ciento ecológico y novedoso.

EMT, a la vanguardia en el transporte sostenible El uso de este autobús eléctrico es una muestra más de la apuesta del Ayuntamiento de Málaga por fomentar una movilidad sostenible. El área de Movilidad, a través de la EMT, lleva a cabo una destacada política de implantación de autobuses más ecológicos mediante la renovación progresiva de la flota existente en el servicio de transportes urbano de la ciudad, pasando de vehículos dotados de motores convencionales para combustibles Diesel a motores que puedan utilizar otro tipo de combustible menos contaminantes y más cuidadosos con el medio ambiente.

De hecho, actualmente el 65 por ciento de los autobuses urbanos de Málaga circulan por la ciudad con biocombustible, es decir, 153 vehículos. Para este año se pretende aumentar la flota al 85 por ciento. Los carburantes ecológicos proceden de aceites usados de freidoras de hoteles y restaurantes de la Costa del Sol, así como biocombustibles procedentes de agricultura andaluza.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de