Actualmente, las regiones de la Red AIR representan el 22% del PIB y el 18% de la población de la UE (88 millones de habitantes). Incluyen muchas de las áreas más densamente pobladas e industrializadas de 7 Estados de la UE, como Milán, Turín, Bolonia, Rotterdam, Amsterdam, Frankfurt, Stuttgart, Colonia, Londres o Barcelona. Por este motivo, presentan una preocupación común en materia de contaminación atmosférica y quieren influir en las políticas de mejora de la calidad del aire a nivel europeo ya que, a pesar de los esfuerzos realizados, y al igual que ocurre en otras regiones, tienen dificultades para alcanzar algunos de los límites de los valores establecidos en la Directiva de Calidad del Aire.

La contaminación atmosférica en las grandes áreas metropolitanas es un problema común en toda Europa con soluciones no siempre sencillas, ya sea por el rechazo social que podrían generar, o bien porque supondrían cambios que, de no hacerse adecuadamente, podrían llegar a afectar al modelo productivo y económico.

La Generalitat de Cataluña, miembro fundador de esta red, considera que el crecimiento de la Red AIR puede dar fuerza a la organización, que pide una revisión de la Directiva para ayudar a las autoridades regionales y locales a tomar las medidas más adecuadas para la mejora de la salud de la población. También reclama a Europa medidas más decididas en cuanto a la fiscalidad de los carburantes, apostando decididamente por los más limpios en cuanto a emisiones de contaminantes urbanos (óxidos de nitrógeno y partículas), así como una dotación económica para las medidas que deberán ayudar a lograr un aire más limpio. Además, evidenciará ante nuevos interlocutores la dificultad de algunas áreas metropolitanas para tener voz ante las instituciones europeas, porque, a pesar de ser grandes aglomeraciones urbanas, no son capitales de Estado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de