Los gobiernos tienen que fortalecer los controles de emisiones de vehículos

“Los eurodiputados llegaron a la conclusión de que la Comisión Europea y los gobiernos no actuaron para proteger la calidad del aire y la salud pública, a pesar de que sabían desde hacía más de una década que las emisiones reales de óxido de nitrógeno de los automóviles diésel eran muy superiores a las medidas en laboratorio“, afirma el Parlamento Europeo.

Además, añade que “ninguna autoridad sospechó o investigó la existencia de dispositivos de desactivación -se limitaron a realizar las comprobaciones estándar- y tampoco la Comisión hizo nada“.

El PE asegura que tras el escándalo de las emisiones de vehículos diésel en septiembre de 2015, la Comisión Europea dejó las investigaciones en manos de los países y no presionó para ir más allá y que, por otro lado, las autoridades nacionales  no sancionaron a los fabricantes ni exigieron la retirada de los vehículos defectuosos.

Emisiones de vehículos

El Parlamento Europeo da unas recomendaciones para mejorar la legislación comunitaria y asegurar su aplicación. Las recomendaciones clave son:

  • La responsabilidad de redactar iniciativas legislativas sobre calidad del aire y emisiones debe recaer en un único comisario y una única Dirección-General, para mejorar el control y garantizar un enfoque coherente.
  • Rápida adopción de normas europeas sobre medición de emisiones de vehículos en condiciones reales de conducción, que incluyan situaciones diversas y variaciones impredecibles, para detectar posibles dispositivos ilegales de desactivación.
  • Los fabricantes deben compensar a los compradores de vehículos afectados por el escándalo. La Comisión también debe proponer normas para permitir demandas colectivas ante la justicia.
  • Las nuevas reglas de homologación deben adoptarse con rapidez, para dotar a la UE de un sistema de vigilancia con responsabilidades claras.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de