Los coches con una antigüedad mayor de 20 años no podrán circular en Barcelona a partir de 2019

El objetivo de la restricción es reducir un 30% las emisiones vinculadas al tráfico antes de 15 años, y la meta para los próximos 10 años es conseguir que los vehículos emitan un 10% menos de gases contaminantes. La medida ya entrará en vigor, a partir del próximo 1 de diciembre, en el caso de que se dé un episodio de alta contaminación atmosférica.

El acuerdo alcanzado este lunes entre la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y los representantes locales de 40 municipios es el primer gran pacto para reducir las emisiones vinculadas al tráfico. Con el objetivo de recortar en un 30% los gases contaminantes en 15 años, las instituciones buscan luchar contra los datos que aporta el Consistorio barcelonés: cada año la contaminación atmosférica causa 3.500 muertes prematuras en el área metropolitana.

Después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunciara hace unos meses la restricción de la circulación de los coches contaminantes a partir de 2020, y de que otros municipios y entidades hiciesen anuncios parecidos, la resolución de este lunes, en una muestra de unidad entre las instituciones, adelanta un año la aplicación de las medidas. La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha destacado que el pasado noviembre el Consistorio planteó 58 medidas contra la contaminación. “Celebramos que todas las Administraciones implicadas hagamos un frente común para atajar la problemática”, ha declarado Sanz.

El adelanto de las medidas se debe, en parte, a la voluntad de lograr gradualmente los niveles de emisión recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y llega después de la advertencia que la Unión Europea lanzó el pasado mes de febrero. El ejecutivo europeo advirtió por enésima vez a cinco de sus Estados miembros, entre ellos España, sobre la necesidad de rebajar la cantidad de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de sus ciudades, y destacó los altos niveles de polución en Madrid y Barcelona. De no emprender iniciativas contra la contaminación, Bruselas puede dirigirse al Tribunal de Justicia de la UE para que actúe contra los Gobiernos responsables.

La medida anunciada en el acto presidido por el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, tendrá un alcance significativo sobre el parque automovilístico de Cataluña. La nueva norma implica a 106.018 coches, un 7% del total, y a 22.049 furgonetas, un 16% del conjunto de este tipo de vehículos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de