El Gobierno del Principado de Asturias, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, y la Universidad de Oviedo, a través del Vicerrectorado de Investigación, han suscrito un protocolo de colaboración para realizar actuaciones de observación medioambiental y de investigación destinadas a la mejora de la calidad del aire en Asturias.

El acuerdo, que ha sido rubricado por el Rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, y por el Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, Francisco González Buendía, pretende avanzar en el desarrollo de la Estrategia de Desarrollo Sostenible del Principado de Asturias, aprobada en el año 2008.  La Estrategia incluye entre sus metas la mejora de la calidad del aire para lo que apuesta por una modernización continuada en la Red de Vigilancia a la vez que promociona la investigación.

La Acción de Colaboración tiene como objetivo desarrollar políticas efectivas de mejora de la calidad del aire y disminución de la contaminación; avanzar en el conocimiento de cuáles son los contaminantes que están presentes en el aire del Principado de Asturias y analizar qué factores influyen en sus concentraciones. A su vez, también tiene vocación de extender la colaboración entre ambas instituciones para investigar otros vectores ambientales relacionados con la tierra, las condiciones meteorológicas, las aguas superficiales y subterráneas y el medio marino.

Para el desarrollo del compromiso, el Principado de Asturias autorizará a la Universidad de Oviedo a instalar nuevos analizadores en la Red Automática de Vigilancia de la Calidad del Aire del Principado de Asturias, facilitará los datos e información obtenidos en la Red, y desarrollará una labor mediadora entre las industrias y la Universidad para que la institución académica pueda disponer de la máxima información posible sobre las emisiones y controles de inmisión recogidas del tejido industrial de Asturias.
 
La red de Vigilancia está actualmente está formada por 19 estaciones remotas, dos centros de proceso de datos y cinco subcentros concretados en los Ayuntamientos, además de una unidad móvil de Inmisión con la que se realizan campañas en diferentes lugares del territorio.  Con estos medios se miden y controlan niveles de inmisión de SO2, óxidos de nitrógeno, CO, Benceno BTX, Partículas PM10 y PM2,5, Plomo y Ozono.

Algunas de las líneas de trabajo previstas en el convenio son:

  • Medición de nuevos contaminantes con límites no legislados o en fase reglamentación que convengan a la calidad del aire.
  • Ampliación de la red medida para recoger datos de zonas representativas de la calidad del aire en medios urbanos y rurales.
  • Medición de nuevos parámetros que permitan establecer el origen de los distintos contaminantes.
  • Realización de medidas y estudios que permitan evaluar la influencia de los distintos factores sobre los niveles de inmisión de cada uno de los contaminantes.
  • Elaboración de estudios técnicos.
  • Coordinación y participación conjunta con el Ministerio de Medio Ambiente y con otras Comunidades Autónomas en todas aquellas iniciativas relacionadas con la investigación sobre el control y la mejora de la calidad del aire.
  • Promoción de iniciativas de cooperación orientadas a profundizar en la investigación aplicada relacionada como presentar conjuntamente proyectos que puedan ser beneficiarios de financiación Comunitaria.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de