La calidad del aire en Europa mejora lentamente

En el informe del año 2016 se destaca la circunstancia de que las concentraciones de contaminantes siguen mejorando poco a poco en toda Europa. Sin embargo, seguimos constatando efectos significativos en la salud. La contaminación atmosférica sigue dando lugar a un deterioro de la calidad de vida debido a las enfermedades que genera. Nuestro informe también proporciona una nueva estimación de los efectos en la salud de los contaminantes atmosféricos más dañinos, como las partículas PM2,5, que ocasionaron en 2013 una cifra estimada de 467 000 muertes prematuras en 41 países europeos.

Los riesgos para la salud derivados de la contaminación atmosférica son bien conocidos, gracias a instituciones como la Organización Mundial de la Salud, y los europeos son cada vez más conscientes de la gravedad del problema, al cual nos exponemos a diario. Aunque no se vea, cuando los niveles de contaminación atmosférica son elevados se puede percibir claramente.

El informe destaca el efecto del tráfico en la contaminación atmosférica, que ha sido noticia recientemente en varias ciudades europeas, como París y Londres.

El tráfico es el principal emisor de dióxido de nitrógeno (NO2), uno de los principales contaminantes nocivos para la salud. Este contaminante es asimismo un precursor del ozono y de las partículas que pueden formarse en la atmósfera. El transporte es también una importante fuente de emisión de partículas primarias, debido no solo a la combustión de carburantes, sino también al desgaste de neumáticos y frenos, y, además, el transporte es una fuente de emisiones muy importante de gases de efecto invernadero.

Asimismo, el transporte viario ocupa una gran parte de nuestros espacios públicos, como ilustra el ejemplo de la congestión del tráfico. También genera ruido. Por lo tanto, es un problema multidimensional.

Por supuesto, nadie cuestiona la importante función que desempeñan el transporte y la movilidad en nuestra vida diaria, pero los desplazamientos pueden ser más sostenibles. Vemos que numerosas ciudades de toda Europa están tomando medidas para establecer sistemas de movilidad más sostenibles. Medidas como restringir el acceso representan soluciones a corto plazo, por lo que tenemos que considerar cambios fundamentales, innovadores y a largo plazo en nuestro sistema de transporte para mejorar nuestro bienestar general.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de