Impacto potencial sobre la salud del transporte urbano

Algunas medidas de política de transporte urbano clave pueden producir numerosos impactos positivos sobre la salud de los ciudadanos, mientras que otras acarrearían pocas mejoras o incluso ninguna.

Esa es una de las conclusiones de un estudio liderado por un equipo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por la Obra Social “la Caixa”, y por el Institute for Transport Studies de Leeds (Reino Unido). La investigación analizó los beneficios potenciales para la salud humana de un total de 64 medidas que las ciudades acostumbran a considerar en sus planificaciones de transportes.

Los resultados, publicados en Journal of Transport and Health, indican qué medidas como un buen uso y planificación del suelo que evite el esparcimiento urbano, la tarificación del uso del coche o una mejor provisión de transporte activo y transporte público están entre las más beneficiosas para la salud.

Estas medidas concretas producen múltiples efectos positivos gracias a la reducción de la contaminación atmosférica y del ruido, de las islas de calor y de las emisiones de gases de efecto invernadero, del tráfico y de las colisiones de vehículos motorizados y de la exclusión social y la división de comunidades. También contribuirían a incrementar el transporte activo (ir a pie o en bicicleta, por ejemplo) y la disponibilidad de espacios verdes.

Un segundo grupo de medidas que incluye las zonas de bajas emisiones y la promoción de vehículos con bajas emisiones de carbono no está asociado con tantos impactos positivos, aunque también contribuye a una mejora de la salud gracias a su capacidad para reducir la contaminación atmosférica.

Las medidas en las categorías de concienciación e información resultaron más difíciles de juzgar y dependen fundamentalmente de su diseño. Algunas medidas de infraestructuras, como la provisión de nuevas carreteras pueden tener impactos negativos en la salud, incrementando los accidentes de tráfico, la contaminación, el ruido, las emisiones de gases de efecto invernadero, la inactividad física y la separación de comunidades.

El estudio combinó una revisión literaria sobre los impactos del transporte en la salud con el conocimiento y las opiniones de tres expertos independientes procedentes de ámbitos diferentes: planificación y políticas de transporte; salud pública ambiental; y transporte y salud.

Los investigadores utilizaron una herramienta consolidada y de acceso libre a través de internet: la base de datos de conocimiento sobre uso sostenible del suelo urbano y del transporte KonSULT, en la que se encuentran indexadas y descritas las 64 medidas estudiadas.

En un siguiente paso, los autores pretenden añadir la salud pública como un objetivo formal en KonSULT, haciendo posible que los responsables de formular políticas y el público generen los paquetes de medidas que más contribuyan a mejorar la salud pública en sus ciudades.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de