El documento recoge que Extremadura puede seguir presumiendo de conservar en buenos niveles uno de los elementos más importantes de su patrimonio natural, la calidad del aire, calificada como “muy buena” en base a los principales parámetros analizados, ya que ninguno supera los límites de protección de la salud.

Además, la comunidad autónoma sigue siendo una de las regiones con una menor cantidad de emisiones de gases generadas a nivel nacional; un 2,5% del total emitido por España.

El informe ambiental también destaca la generación de residuos. Cabe señalar que cada extremeño genera 456 kilos de residuos al año, produciéndose el último año un descenso del 6,5%. El pasado año se han recuperado, además, 213.401 toneladas de materia orgánica de los residuos municipales, a partir de los cuales se han registrado casi 45.000 toneladas de compost.

Asimismo, en relación a la gestión forestal, el documento detalla que la defoliación media total de la Red de Sanidad Forestal de Extremadura presenta un nivel de daño ligero manteniéndose en la tendencia descendente; la decoloración media total es nula y la fructificación por especie no muestra variaciones importantes en el último año.

Otro aspecto destacado es que los niveles disimétricos de radiología ambiental no superaron en ningún caso los límites permitidos.

Extremadura como poseedora de un importante patrimonio natural sigue trabajando para garantizar su mantenimiento, mejora y conservación creando herramientas que permitan lograrlo y facilitar así el acercamiento, uso y disfrute de la sociedad a eso valores naturales; y conseguir al mismo tiempo responder adecuadamente a la creciente demanda de turismo de naturaleza mediante un desarrollo turístico sostenible, que permita compatibilizar la masiva afluencia de visitas que Extremadura recibe con la incidencia que las mismas puedan tener sobre el medio ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de