Los gobernantes del G-8 discutirán del 7 al 9 de julio en la septentrional isla japonesa de Hokkaido, entre otros asuntos, la cuestión del ambiente y el Protocolo de Kyoto.

Bajo ese convenio de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, acordado en esa ciudad japonesa en 1997, y que en 2005 entró en vigor, 37 países industrializados se comprometen a reducir sus emisiones en al menos 5,2 por ciento para 2012, respecto de las cantidades registradas en 1990.

El Protocolo de Kyoto también estableció el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), que contempla que las naciones ricas puedan superar sus límites de emisiones si financian proyectos de reducción de las mismas en las naciones en desarrollo, que les dan réditos. En el marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hay acaloradas discusiones para tratar de llegar a un acuerdo respecto de una política factible de ser adoptada después de 2012.

También hay diferentes opiniones acerca de si grandes naciones en desarrollo como China e India deben ser constreñidas a cumplir los objetivos de reducción de emisiones para ese año. Japón tiene dificultades para cumplir su objetivo de reducción de gases de efecto invernadero para 2012 a pesar de contar con tecnología muy eficiente en materia energética.

Los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso, son considerados por la mayoría de los científicos como responsables del recalentamiento planetario y del consiguiente cambio climático. El primer ministro de Japón, Yasuo Fukuda, pidió a los parlamentarios diseñar un "buen" plan para después de 2012 y en especial mencionó incluir a China e India.

Hubo un enconado debate en la comunidad internacional acerca del principio "común, pero diferenciado", que fija objetivos de reducción de emisiones distintos por países sobre la base de responsabilidad respecto de las mismas. Las naciones en desarrollo y economías emergentes, encabezadas por China e India, se resisten a ponerse objetivos de reducción de emisiones alegando que le compete al Norte industrializado una responsabilidad mayor en el problema.

Pero Fukuda replicó que "no puede haber una solución a menos que haya una participación universal".

"China con 1.300 millones de habitantes e India con 1.100 millones pueden contaminar el aire más rápido que lo que haya hecho cualquier país en la historia", arguyó el precandidato estadounidense del gobernante Partido Republicano, John McCain, en un mensaje difundido por vídeo.

"La comunidad internacional no ha prestado la debida atención a India y China en los foros dedicados al cambio climático", explicó el legislador indio Vijayendra Pal Singh, integrante de la Lok Sabha, cámara baja del parlamento. "India emite 1.300 millones de toneladas de dióxido de carbón al año por habitante, China 3.400 millones de toneladas, en tanto Europa 12.000 millones y Estados Unidos 20.000 millones", apuntó.

El parlamentario chino Wang Guangtao señaló que su país hace todo lo que puede por ser eficiente en materia energética, pero presionar a China para que fije objetivos de reducción no es justo cuando las emisiones de los países industrializados son la principal causa del problema actual.

"No podemos concentrarnos de forma apropiada en las emisiones de los países en desarrollo y no podemos consignar medidas que exceden nuestra capacidad. Es injusto vincular el comercio con el cambio climático", arguyó.

Pero Estados Unidos, que se niega de forma sistemática a adherirse al Protocolo de Kyoto, al parecer accedería ahora a unirse al movimiento mundial para disminuir el recalentamiento planetario. "Tenemos que ubicarnos en la mesa de los líderes, no permanecer encubiertos", reza la declaración del precandidato estadounidense por el opositor Partido Demócrata, Barack Obama. Es una "responsabilidad compartida restringir las futuras reducciones".

Pero el ex primer ministro británico Tony Blair (1997-2007), que ahora encabeza el no gubernamental Climate Group, que reúne a políticos e importantes empresarios, señaló que las naciones deben avanzar más allá de quejas por las emisiones hacia una solución provisoria para los próximos 30 a 40 años.

"No hay que estancarse en objetivos, sino concentrarse en la eficiencia energética, en encontrar fondos para esas tecnologías y en un mecanismo informal para que los países hablen entre sí", señaló Blair, aunque reconoció que sin un acuerdo entre las naciones que más emiten no se obtendrán logros.

El legislador sudafricano de la oposición Gareth Morgan dijo a Blair que su país necesita dinero urgente para tecnologías que controlen la desertificación y garanticen agua y alimentos.

Singh señaló que India necesita cantidades de dinero en el orden de "los millones y más" para poder aprovechar el abundante recurso solar del país como método de eficiencia energética.

Blair reconoció que el verdadero desafío es encontrar fondos para que las naciones en desarrollo se beneficien de las nuevas tecnologías, un reto que va más allá de las negociaciones del tipo de desarrollo de otros países. "Mi instinto es que tenemos que buscar la forma de generar recursos económicos sin mirar a ministros de Finanzas individuales", señaló.

El presidente del Banco Mundial, Graeme Wheeler, señaló que la institución cuenta con el Fondo de Tecnología Limpia, Fondo Estratégico Climático y Bonos Catástrofe que ofrecen "oportunidades maravillosas" de ayuda.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de