El PE pide en un informe aprobado ayer incorporar instrumentos de mercado para incentivar las actividades respetuosas con el medio ambiente. El pleno rechazó pedir a la Comisión que presente en 2008 una propuesta legislativa de impuesto comunitario mínimo sobre CO2. En cambio, la Cámara propone incluir los costes medioambientales en el precio de los productos, penalizar los excesos de consumo en los hogares e instaurar un sistema de impuestos para reducir el uso de pesticidas.

El informe, aprobado por 479 votos a favor, 53 en contra y 5 abstenciones, repara en que la transición hacia una economía sostenible requiere una combinación de los instrumentos disuasorios, como impuestos y tasas, y otros incentivadores, como los que representa el sistema de intercambios. Entre las propuestas disuasorias, el Pleno pide a la Comisión y a los Estados miembros que instauren un sistema de impuestos que persiga la reducción del uso de pesticidas, así como el empleo de los menos perjudiciales para la salud y el medio ambiente (párrafo 19 y 60).

Para la Eurocámara, estos instrumentos de mercado no pueden sustituir a la legislación medioambiental. Más bien, lo que persiguen es ensalzar el principio de «quien contamina paga» uno de los pilares de la política medioambiental de la UE . Sin embargo, la aplicación de este principio deja mucho que desear en la mayoría de los 27. Por esta razón, recomienda fijar un precio real que incluya el coste de limpieza de la contaminación y la reparación de los daños causados por la producción de los bienes. Más aún, reconoce que no internalizar los costes medioambientales equivale a subvencionar actividades ecológicas nocivas.

El Parlamento Europeo señala que los hogares soportan una parte mayoritaria de los impuestos medioambientales, mientras que otros sectores económicos son los primeros consumidores de energía, agua y transportes. Por ello, considera que la añadidura de un sobreprecio no debe limitarse a obligar a pagar al consumidor final, en particular a los hogares. No obstante, sÍ opina que es importante adoptar también medidas que penalicen los excesos de consumo en las viviendas.

No al impuesto sobre CO2

Los eurodiputados rechazaron, por 196 votos a favor, 333 en contra y 4 abstenciones, parte de un párrafo en el que se pedía a la Comisión Europea que presentase en 2008 una propuesta legislativa de impuesto comunitario mínimo sobre el CO2.

En otro orden de cosas, el informe considera de suma importancia contabilizar en el precio del agua los costes derivados de la extracción, la degradación de la calidad de las aguas y las estaciones de tratamientos. En suma, una tarificación del agua basada en los costes de utilización del recurso así como en sus costes medioambientales. Igualmente, los diputados solicitan a la Comisión el establecimiento de un calendario para la supresión progresiva pero rápida de las subvenciones que tienen un efecto negativo en el medio ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de