"Pedro y Wilma Picapiedra" fueron arrestados cuando se acercaban el lunes al Parlamento Europeo para protestar sobre la influencia de la industria del automóvil en las propuestas para recortar las emisiones de dióxido de carbono de los coches. Seis activistas de Greenpeace vestidos de cavernícolas y que viajaban en un coche al estilo de los Picapiedra fueron detenidos junto a otros tres por delitos contra el orden público, dijo la policía. También se les confiscó una tabla de piedra en la que acusaban a los "lobbies" de los automóviles de encabezar el cambio climático, antes de que pudieran entregársela a los diputados, dijo una portavoz de Greenpeace. El Parlamento Europeo comenzará esta semana a debatir la legislación para obligar a disminuir las emisiones de CO2 de los coches, con multas a los fabricantes que no lo cumplan. Sin embargo, los diputados considerarán algunos ajustes que debilitan las propuestas iniciales de la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, al reducir el nivel de multas y escalonando la ley en fases más lentamente de lo que se concibió en un principio. Los fabricantes europeos de coches dicen que las propuestas amenazan su capacidad para competir en los mercados internacionales. Alemania ha prometido apoyar con su sector automovilístico, que produce potentes coches de lujo como Porsche, BMW y Mercedes-Benz. "Nuestros activistas y sus vehículos con cero emisiones están levantando la alarma sobre la influencia que esta industria de dinosaurios ejerce sobre la política de clima de la UE", dijo la activista de transporte de Greenpeace Melanie Francis.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de