El informe TEEB enseña a los políticos locales cómo comprender mejor el valor y los servicios asociados al capital natural, en particular los bosques, los parques y las vías navegables, para obtener beneficios en ámbitos de intervención local tales como la planificación urbanística, la ordenación territorial y la gestión de espacios protegidos.

El Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potočnik, aseguró que "las administraciones locales y regionales de planificación ejercen un gran poder y pueden constituir una fuerza extraordinaria en pro del bien común. Este informe expone numerosos ejemplos de integración fructífera de conceptos favorables a la biodiversidad en las decisiones de planificación local en todo el mundo y describe los beneficios que obtienen las poblaciones locales. En muchos casos, se trata de una guía para el éxito medioambiental".

El responsable del estudio TEEB, Pavan Sukhdev, por su parte, afirma afirmó que "los muchos y complejos valores de la naturaleza tienen impactos económicos directos sobre el bienestar de los seres humanos y el gasto público tanto a nivel local como nacional. Si observamos los diferentes beneficios que nos proporciona la naturaleza, podemos comprobar que dependemos directa o indirectamente del medio natural, y esa perspectiva puede constituir un apoyo considerable para las políticas locales y la gestión pública. Instamos a las autoridades locales a que lean este informe y reconozcan los beneficios de la naturaleza y la dimensión económica de su capital natural local".

La economía de los ecosistemas y la biodiversidad

El estudio expone, por ejemplo, el caso de Roma y los beneficios que esa ciudad está obteniendo de sus 5.000 hectáreas de espacios verdes públicos, así como el de Gales, donde las autoridades locales están consiguiendo mejorar la salud de sus ciudadanos gracias a la oferta de más espacios verdes.

El informe recomienda, entre otras cosas, establecer regímenes de pago por servicios ecosistémicos, publicar orientaciones para recompensar la buena gestión del capital natural local e instaurar sistemas de certificación y etiquetado.

El proyecto TEEB

Más de 140 especialistas en los ámbitos de la ciencia, la economía y la política de más de 40 países han participado en la investigación, el análisis y la redacción del informe TEEB para responsables de las administraciones locales y regionales. Este estudio expone los casos de muchos países tales como Sudáfrica, la India, Australia, Vietnam y Perú.
 
Además de la importancia de realizar una valoración de los servicios ecosistémicos, el informe destaca tres aspectos clave que deben tenerse en cuenta para que el capital natural pueda utilizarse a favor del desarrollo local:

El primero de ellos es la distribución equitativa de los derechos a los beneficios de la naturaleza. Los cambios políticos tienen con frecuencia consecuencias sobre la distribución o el acceso a los servicios, y eso es algo que tiene que tenerse en cuenta durante el proceso decisorio.

Otro aspecto clave es el aprovechamiento máximo de los conocimientos científicos y empíricos disponibles para contribuir a crear una plataforma común que permita captar perspectivas diferentes.

Y por último, se hace referencia a la implicación de las partes interesadas en todo el proceso para determinar las prioridades y desarrollar acciones locales que sean viables y efectivas.

Este es el tercer informe TEEB dirigido a partes interesadas (el primero se destinaba a los responsables de las administraciones nacionales y el segundo, a las empresas), y es el último antes de que se presenten los resultados globales de TEEB en la décima Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la diversidad biológica, que tendrá lugar en octubre en Nagoya.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de