Tomates con mayor calidad nutricional

Un estudio experimental llevado a cabo en la Universidad de Alicante logra tomates de la variedad Daniela con un aumento superior al 40% en su contenido en antioxidantes, en concreto en licopeno, flavonoides, antocianos y vitamina C, lo que supone, un aumento en la calidad nutricional de dichos frutos. La inclusión en la dieta diaria de estos tomates podría contribuir a prevenir el riesgo de ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Aunque las investigaciones están en sus inicios se trataría de obtener de una forma relativamente sencilla productos hortofrutícolas con propiedades nutracéticas.

El experimento ha constatado que la irradiación de frutos de tomate con luz ultravioleta tipo C, además de tener un efecto germicida, disminuyendo la carga de los organismos patógenos del fruto, también puede aumentar significativamente la calidad nutricional.

Estos son algunos de los resultados que se concluyen del trabajo de fin de grado (TFG) “Efecto de la radiación UV-C en el contenido de antioxidantes en tomate (Solanum lycopersicum L.) variedad Daniela”, elaborado por la estudiante del grado en Biología de la UA Ana Casino Pesudo. Este trabajo experimental fue elegido por la alumna tras la propuesta hecha por su profesora y tutora Mar Cerdán. El estudio y sus conclusiones se ha presentado hoy jueves 20 de julio de 2017 en la Facultad de Ciencias de la UA.

Casino resuelve que, tras la irradiación de los tomates con luz ultravioleta C, no se produce ninguna alteración de los parámetros organolépticos del fruto como son el color, peso o dureza, para ninguna de las dosis irradiadas. Sí aumenta el contenido en sólidos solubles, parámetro que está relacionado con el dulzor del fruto y además disminuye la acidez valorable, lo que tiene como resultado tomates más dulces y probablemente con una mayor aceptación por parte del consumidor.

Varios factores han fundamentado este estudio. Por un lado, y como explica Mar Cerdán, investigadora en el Departamento de Agroquímica y Bioquímica, “cada vez se están buscando técnicas de conservación postcosecha que permitan disminuir la carga de organismos patógenos del producto sin que dejen residuos en el mismo”. A esta demanda hay que añadir que la normativa europea limita el uso de fitosanitarios de síntesis en productos hortofrutícolas procedentes de la agricultura ecológica. Y, por otro lado, cada vez hay más demanda, sobre todo desde Europa, de este tipo de alimentos "residuo cero".

Aunque esta técnica de conservación postcosecha se encuentra en fase de investigación, las investigaciones encuentran que resulta efectiva en cuanto a control de microrganismos patógenos, debido a sus propiedades germicidas y en cuanto a control del proceso de maduración del fruto. A esto se ha de añadir el incremento de la calidad nutricional de los frutos.

En la actualidad las actividades de investigación se están haciendo en frutos rojos y productos de cuarta gama. Las investigadoras pensaron en usar algún hortícola y escogieron el tomate, en concreto, la variedad Daniela, “por ser un tipo de tomate muy comercial” especifica la tutora de Casino. “Se trata de un tomate de larga vida que permite la exportación”.

“El tomate estudiado contiene mayores niveles de licopeno, antioxidante que su ingesta diaria puede prevenir algunos tipos de cánceres y de enfermedades cardiovasculares”, afirma la profesora. Cerdán ha manifestado su intención de publicar este trabajo experimental después de la defensa de hoy jueves. Tras los resultados obtenidos se abre la posibilidad a que el estudio sea un posible punto de partida de una nueva línea de investigación del grupo Química agrícola al que pertenece Mar Cerdán.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de