Los científicos creen que el patrón de rayas de las cebras las ayuda a espantar a los insectos. Un grupo de investigadores japoneses lo ratifica con un grupo de vacas para ver qué sucede.

En los últimos años diversos estudios remarcan la utilidad evolutiva que puede tener para las cebras su característico patrón de rayas negras y blancas para mantener fuera de ellas a los insectos de la sabana.

Proponen otras explicaciones como:

  • La posibilidad de que ayude a despistar a los depredadores o que tenga alguna función termoreguladora
  • La hipótesis de que les sirve para librarse de las dolorosas picaduras de los tábanos cobra cada vez más fuerza

Conociendo estos precedentes, el equipo de Tomoki Kojima decide poner a prueba la hipótesis y comprobar qué sucede al pintar a un grupo de seis vacas negras japonesas con el característico patrón a rayas de las cebras, un asunto que tiene un gran interés ya que los insectos son una molestia permanente para estos animales.

Para las pruebas, los autores pintaron a las reses y las observaron durante tres días con cámaras de alta resolución que les permitían hacer un recuento del número de insectos que se les acercaban y la cantidad de veces que los animales llevaban a cabo algún movimiento para repelerlos, como mover la pata, las orejas o el rabo.

Vacas

Para comprobar que la composición química de la pintura no altera los resultados, los científicos pintaron solo con rayas negras a las vacas (de manera que visualmente era indistinguible) y las observaron durante otros tres días.

Después de probar estos dos escenarios, los autores del estudio hicieron también un recuento de lo que sucedía con la piel de la vaca durante su vida normal, sin aplicar ninguna sustancia en su piel.

Lo que han visto es muy interesante: el número de insectos que se contabilizan alrededor de las vacas pintadas con el patrón de rayas era menos de la mitad del que se registra en las vacas sin pintar y mucho menos que en las vacas pintadas con pintura negra.

Y no solo eso, sino que según sus cálculos, el cebreado redujo el número de movimientos para repeler a los insectos hasta un 20%, lo que indica que los insectos las molestaron menos en esa situación.

En la actualidad, los ganaderos utilizan productos repelentes de insectos para evitar las picaduras. Esta estrategia es mas costosa que utilizar pinturas no tóxicas para mantener a las moscas a raya.

Estas picaduras estresan al ganado y producen pérdidas de millones de euros cada año a la industria ganadera. Los autores quieren ahora replicar el resultado con un número mayor de animales. Es posible que hayan abierto la puerta a un futuro extraño, en el que las vacas lecheras se paseen por los prados con apariencia de cebras fuera de contexto.

Fuente: Vozpópuli,

Artículo de referencia: https://www.vozpopuli.com/altavoz/next/pasa-pintas-vaca-cebra_0_1288972516.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de