Hallan nuevas especies de rana

El biólogo peruano Rudolf von May, unos de los responsables del hallazgo, declaró a Efe que la amplia biodiversidad de los Andes se explica por la elevación que las montañas han experimentado desde hace más de 12 millones de años, lo que ha generado nuevos hábitats para las especies que "han tenido que evolucionar para poder adaptarse a su entorno", sumado al difícil acceso a la zona. 

Von May, quien es investigador de la Universidad de Michigan, detalló que el grupo de expertos se internó a una altura superior a los 3.000 metros sobre el nivel del mar entre 2012 y 2013, por dos semanas en cada caso, para poder encontrar a estas nuevas especies. El experto destacó que para eso contaron con la autorización y apoyo de la Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre del Perú (Serfor) y del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp). 

En honor a Humboldt 

Las nuevas especies, halladas en la zona del bosque de Pui Pui cercana al centro poblado de Toldopampa, en la región andina de Junín, han recibido los nombres de Rana cutín Pui Pui, Rana cutín de montaña y Rana cutín de Humboldt, esta última en honor al naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt. 

Las tres especies pertenecen al género Pristimantis, el más diverso de ranas en los Andes tropicales, y a la familia Craugastoridae, conocidas como ranas de reproducción terrestre o "ranas cutín".  Según explicó Von May, en el aspecto físico "las tres se caracterizan por medir menos de dos centímetros y medio, además de no presentar las membranas acuáticas en dedos de manos y pies por su reproducción en tierra".

Confirmación por el ADN 

Von May resaltó que esas cualidades revelan, precisamente, la evolución que pueden tener las especies en los Andes. "La Humboldt, por ejemplo, la pudimos encontrar debido a que estaba cantando en una mañana de lluvia y esto puede revelar lo que está pasando con las especies y su evolución en los Andes", explicó. Todas tenían un ancestro, eran un grupo de ranas muy similares que vivían en la región. Lo que interesa es entender en qué se diferencian y por qué se han diferenciado. Para esto, según explicó Von May, se comparan los hallazgos con las 40 o 50 especies de su familia.

"Si miramos atrás, todas ellas tenían un ancestro, eran un grupo de ranas muy similares que vivían en la región, lo que interesa entonces en el trabajo de campo es colectar datos para entender en qué se diferencian y por qué se han diferenciado", señaló. Si bien en los tres casos los investigadores responsables, que fueron Edgar Lehr, de la Universidad Wesleyan de Illinois, y Von May, sospecharon que se trataba de especies nuevas, esto solo fue confirmado en marzo de 2017, tras la comparación de las secuencias de ADN en el laboratorio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de