La primera advertencia no sirvió de mucho. Esperemos que la segunda sea tenida más en cuenta. Hace 25 años, más de 1.500 científicos de 70 países, entre ellos la mitad de los Nobel de ciencias entonces vivos, advertían en un manifiesto al conjunto de nuestra especie de que “nos estamos aproximando con rapidez a muchos de los límites de la Tierra” y que “no quedan más que unas pocas décadas para luchar contra las amenazas actuales y la perspectiva de una humanidad inconmensurablemente limitada”. Eso era en 1992, han pasado ya dos de esas décadas y hoy las cosas están mucho peor.

Así que ahora han sido nada menos que 15.364 investigadores de 184 países los que han suscrito la Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso en forma de un artículo publicado en la revista BioScience. Entre ellos se cuentan la mayor parte de los más destacados especialistas mundiales en todas las ramas de la ciencia.

Alianza de Científicos Mundiales

Si en aquella ocasión los promotores del documento fueron la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados) estadounidense, en esta lo ha hecho una Alianza de Científicos Mundiales coordinada por el profesor William Ripple, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos).

El balance que hacen los firmantes del documento no puede ser más decepcionante: “Desde 1992, con la excepción de que se ha estabilizado la capa de ozono, la humanidad ha fracasado en hacer suficientes progresos para resolver esos retos ambientales previstos y, de manera muy alarmante, en la mayoría de ellos, estamos mucho peor que entonces. Especialmente preocupante es la trayectoria actual del catastrófico cambio climático de origen humano debido a las crecientes emisiones de Gases de Efecto Invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la producción agrícola, principalmente por la ganadería de rumiantes y el consumo de carne”.

“Además, hemos desatado un evento de extinción masiva de especies, la sexta en unos 540 millones de años, mediante la cual muchos de las actuales formas de vida podrían ser aniquiladas o, por lo menos, empujadas a la extinción hacia el final de este siglo”, prosigue el mensaje de los científicos de todo el mundo.

Elementos positivos

A la vista de todo ello, proclaman: “Por la presente, lanzamos un Segundo Aviso a la Humanidad”, en el que le hacen saber que “estamos poniendo en peligro nuestro futuro por nuestro desproporcionado consumo material y por no darnos cuenta de que el alocado crecimiento de la población mundial es el principal impulsor de la mayoría de amenazas ecológicas e, incluso, sociales”.

Sin embargo, no todo ha sido negativo en estas dos décadas y media a juicio de los firmantes. “La rápida reducción mundial de las sustancias que destruían la capa de ozono nos muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de manera decidida. También hemos hecho avances importantes para reducir la pobreza extrema y el hambre. Otros progresos notables incluyen: una rápida reducción de las tasas de fertilidad en muchas regiones mediante políticas educativas entre mujeres y jóvenes, la prometedora reducción de la tasa de deforestación en algunas regiones y el rápido despliegue de las energías renovables”.

Fuente: EcoAvant,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de