¿Es posible resucitar animales que han sido extinguidos?

Según los biólogos, a causa de las actividades humanas nos encontramos en el medio de la sexta extinción masiva de la historia, y la quinta fue la que borró del planeta a los dinosaurios. Se estima que más de trescientas especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios se extinguieron desde 1500 hasta la actualidad. Ahora los avances científicos podrían permitir recuperar algunas especies de animales desaparecidas, llevándolas de vuelta al mundo.

La reciente publicación del libro Bring Back the King: The New Science of De-Extinction de la bióloga y escritora científica Helen Pilcher ha desatado un debate internacional. Pilcher es una entusiasta de la des-extinción, pero es muy clara sobre lo que significaría realmente: no sería la vuelta de una especie extinta, sino la creación de nuevos animales híbridos con muchas características de esa especie.

Los métodos para intentar una des-extinción

Existen dos métodos que se están estudiando: el primero es el breeding back, es decir, una selección de los animales existentes para identificar los aspectos que tienen en común con algunos de sus parientes extintos; el segundo es la clonación entre especies, lo que implica procesos de ingeniería genética sobre el ADN de los animales existentes para que lleguen a parecerse a los extinguidos.

El breeding back ya se ha probado con diferentes animales, como los uros, antepasados silvestres de los bisontes, y es la metodología pensada también para intentar revivir el mamut lanudo a partir de los especímenes más peludos de los elefantes indios. En cambio, la clonación entre especies todavía es sólo teórica, pero podría traer mejores resultados y en menor tiempo.

Un tercer método para obtener una des-extinción es la clonación simple, que, sin embargo, sólo podría ponerse en práctica con animales extinguidos recientemente y de los que se guarden muestras de ADN muy bien conservadas. En 2003 fue clonado el último ejemplar existente de bucardo, una subespecie de cabra montés, muerto en España en 2000. El animal clonado vivió solo durante siete minutos debido a una deformación de los pulmones.

Los problemas técnicos, biológicos y ecológicos

Lógicamente, resucitar a una especie conlleva muchas implicaciones biológicas y ecológicas. Los científicos deben demostrar que los animales seleccionadas podrían desempeñar una importante función ecológica y coexistir con los seres humanos. Además, deberían ser re-introducidos en la naturaleza, por lo que es esencial que haya hábitat y comida suficiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de